agosto 13, 2020

Gerardo Rivera, coordinador del observatorio de Casa Alianza, indicó que según un informe de esta organización no gubernamental, realizado en varios puntos migratorios en lugares fronterizos de Honduras y países vecinos, se identificó que los niños están huyendo de situaciones de violencia en sus comunidades porque incluyen amenazas a muerte y amenazas para reclutarlos para los grupos criminales.

“Cuando los menores se niegan a esas pretensiones, son asesinados como sucedió el año pasado con una masacre de nueve niños en la colonia La Pradera de San Pedro Sula, el norte del país y que según las investigaciones, todos están vinculados a asesinatos por negarse a formar parte de las pandillas” manifestó.

Otro factor es el recrudecimiento de la violencia como se refleja en lo sucedido en la colonia Hato de Enmedio, donde en menos de ocho días, ocho menores han sido acribillados.

“Hay niños que son reclutados para cobrar las extorsiones o impuesto de guerra, otros que son seducidos para ser banderas, pero cuando se niegan, los amenazan y luego vienen las muertes” detalló.

Rivera precisó que el primer destino para esos menores amenazados es Estados Unidos. Según relatos de los propios niños migrantes, llegan hasta la frontera sur de Estados Unidos, porque viajan completamente solos.

“Nosotros hemos visto en los últimos años que la tendencia es que Estados Unidos está corriendo su frontera hacia el sur mediante controles, militarización de la migración, retenes en las carreteras, es decir que hay una cacería de inmigrantes dentro del territorio mexicano y de eso no se escapan los niños”, puntualizó Rivera.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *