febrero 23, 2020

El técnico del Celtic, Neil Lennon elogió al lateral hondureño Emilio Izaguirre,luego de culminar el encuentro ante el Ajax de Holanda.

Después de dos partidos sin hacer puntos, el Celtic de Glasgow se aferró al sueño de continuar en la competición europea, tras derrotar al Ajax de Amsterdam (2-1), en la tercera jornada de la Liga de Campeones.

Un gol de penalti anotado por el joven James Forrest al borde del descanso y un tiro lejano de Beram Kayal tras la reanudación, tumbaron a un buen Ajax, que tuvo la posesión del balón pero le faltó puntería y sólo logró maquillar el marcador con un espectacular tanto de Lasse Schöne en el tiempo de descuento.

Los hombres que dirige el norirlandés Neil Lennon adelantaron así a los pupilos de Frank de Boer, que pasan a ocupar la última posición del Grupo H, con un solo punto.

Ambos equipos se plantaron como se presumía, Celtic presionando muy arriba la salida del balón a la espera de un fallo que pudieran aprovechar sus dos puntas, con Teemu Pukki ligeramente por detrás de Anthony Stokes y Giorgio Samaras en el centro del campo dirigiendo las operaciones.

Fruto de ese acoso llegó a los 13 minutos la mejor oportunidad del primer acto para los locales.

En carrera y apenas obstaculizado por su marcador, el finlandés Pukki no llegó a conectar con precisión, ya dentro del área, un centro preciso enviado desde la derecha por Mikael Lustig.

El Ajax, por su parte, optó por su habitual 4-3-3 y con el danés Christian Poulsen anclado en la medular, la maquinaria holandesa comenzó a partir de ese instante a superar la presión “celta” con un juego más trenzado.

La posesión era de los visitantes, que cada vez pasaban más tiempo en campo del Celtic y amenazaban los dominios del meta Fraser Forster, quien a punto estuvo de dejar la bola a los pies de los delanteros rivales tras un mal despeje.

A la media hora de juego, el cancerbero local tampoco pudo evitar que Poulsen rematara al palo un balón rechazado de cabeza por Charlie Mulgrew, tras un saque de falta de Viktor Fischer.

Al Celtic le quedaba el recurso del contraataque o los centros al área buscando la corpulencia de sus hombres.

Así, tras un saque de esquina a dos minutos del descanso, Stokes se encontró con un balón en el área y Stefano Denswil lo derribó con torpeza cuando el internacional irlandés encaraba la línea de fondo, lo que obligó al árbitro, el croata Ivan Bebek, a señalar la pena máxima.

El joven James Forrest, de apenas 22 años, mandó a la escuadra de la portería defendida hoy Jasper Cillessen un potente disparo desde los once metros que sirvió para adelantar a su equipo en el marcador.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *