COLUMNA: Un final sin rock para el Bien-Amado

logoEI
Compartir

Por: José Rafael Vilar
Analista Político Internacional.

Una semana después que Julio de Vido —considerado el arquitecto del poder Kirchner— entrara en la cárcel desaforado de diputado —incluyendo votos de sus colegas partidarios— y el día después de que la Fiscal General kirchnerista Alejandra Gils Carbó renunciara a su cargo, el último vicepresidente kirchnerista, Amado Boudou Sapin —“el francesito” para el difunto Néstor, Aimé para sus amigos— siguió los pasos del exministro.

Si De Vido entró en la cárcel abandonado por “la Jefa” y dolido de ello, Boudou no sufrió el mismo olvido porque —a pesar de las causas por tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito, cohecho, negociaciones incompatibles, administración fraudulenta, malversación de fondos públicos y lavado de dinero que a fines de 2014 lo convirtieron en el primer vicepresidente argentino imputado por corrupción— la flamante senadora declaró que “está en riesgo la democracia argentina”.

Más allá de lo anecdótico, lo mediático del apresamiento no es quién transitó de DJ a flamante vice después de ser ministro, playboy contumaz y válido áulico sino porque se une en prisión a De Vido, Ricardo Jaime (ex Secretario de Transporte), José López (ex Secretario de Obras Públicas), el empresario Lázaro Báez (cerebro de los negocios K), Victor Manzanares (contador de la familia K), Roberto Baratta (ex subsecretario de Planificación), César Milani (ex jefe del Ejército) y Felicia Miceli (ex ministra de Economía), entre otros.

De imputados no detenidos, la primera es CFK (asociación ilícita, lavado de dinero, negociaciones incompatibles con la función pública y otorgamiento irregular de obra pública), acompañada de sus más cercanos ministros —Fernández, Capitanich, Abal Medina, Kicillof y Manzur, entre otros— y de sus hijos Máximo y Florencia.

Al kirchnerismo se le puede etiquetar como hizo La Nación: “El partido de los procesados”.

Compartir

One Response to COLUMNA: Un final sin rock para el Bien-Amado

  1. Vaya toda persona que esta en política ya sea de otro pais, sus actos son ilícitos sus acciones políticas viene del narcotrafico.
    Que será ? Estamos mal, eso mas bien genera mas pobreza y corrupcción, son un mal ejemplo para el ciudadano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *