diciembre 10, 2019

Danlí (El Paraíso).- El presidente Juan Orlando Hernández afirmó hoy, en su discurso en la convención del Partido Nacional realizada en Danlí, que Honduras hoy es un ejemplo para muchos países por haber alcanzado logros como bajar la tasa de homicidios en un 50 % y la de secuestros en un 90 %.

Hernández destacó avances en infraestructura y en beneficios para los trabajadores, como la Ley de Alivio de Deudas, y anunció masivos programas de vivienda que vienen en los próximos años, así como una profunda transformación en los sistemas de salud y educación, y financiamiento para emprendedores y productores del campo.

Expresó que se ha hecho un gran esfuerzo por lograr la paz y que no se descuidará ese sector por lo que representa para el pueblo hondureño vivir en un país de oportunidades para los que más necesitan.

A continuación el mensaje íntegro del mandatario:

Soy Juan Orlando Hernández, vengo de las tierras del indómito cacique Lempira, y de la mano de Dios, de la mano del partido, voy a luchar incansablemente para que Honduras vaya siempre por el camino bueno. Y voy a luchar como nunca para que Honduras sea próspera, de la mano del Partido Nacional de Honduras.

Debemos cuidar esta joya que es el Partido Nacional. Por eso tenemos que cuidar el partido. Cuántos sectores están pendientes de qué hacemos. El país necesita certidumbre, construcción y con pasión, y por eso nosotros tenemos que dar el ejemplo.

Hoy vengo a saludarlos de manera muy especial y quiero saber dónde está esa vieja guardia, la juventud, las mujeres hermosas del partido, y dónde están los hombres valientes y que ponen el pecho para pelear por este partido y trabajar por Honduras.

Ana y yo hemos recibido mucho cariño, como nunca, y después de Carías, ustedes han depositado la confianza en un ciudadano para que sea presidente, no solo una vez, sino dos veces. Y Ana y yo de todo corazón estamos agradecidos con ustedes, eternamente agradecidos con ustedes, y hasta el día que yo me muera los voy a llevar en mi corazón, cachurecos.

Hermanos cachurecos: me siento sumamente honrado de estar aquí y sentir este recibimiento con el cariño que solo los cachurecos podemos expresar. Estoy orgulloso de ser nacionalista, orgulloso de un partido y un pueblo que solo satisfacciones me han dado.

Hoy, mañana y mientras Dios me dé vida, siempre voy a expresar a grito tendido: ¡Viva el Partido Nacional!

Hoy vengo a decirles que tengo un compromiso: en el año 2022, cuando finalice el mandato para el que el pueblo hondureño me eligió, quiero que hagamos un trabajo unido, fuerte, apasionado, haciendo puentes con otros sectores, abriendo paso a la juventud, cuidando a la vieja guardia, sosteniendo a las mujeres, a los distintos sectores productivos, porque queremos entregarle la banda a otro nacionalista.

Por eso quiero decirles hoy: vamos por el camino bueno y no ha sido fácil; hemos tenido que sortear muchos obstáculos. Nos han metido zancadillas, nos han tirado piedras en las carreteras, nos han querido cerrar puertas, y nos han dicho de todo, pero como dije aquella vez en el Chochi Sosa: ¿quién dijo miedo?

Y a esas voces disonantes que no entienden la democracia, que no entienden la transformación, a esos de la oposición que solo saben destruir e incentivar odio, yo les repito como les dije la vez pasada: como quieran, quiero, y como se pongan, puedo. Estamos listos.

Viva el Partido Nacional de Honduras.

Hoy que estoy en El Paraíso no puedo dejar de agradecer a un gran pilar del partido. Cuando yo estaba pequeño, él ya estaba grande, pero de la mano fuimos construyendo muchas victorias y sufrimos juntos, y hemos aprendido uno del otro, y por eso pido que demos un fuerte aplauso a José Celín Discua Elvir.

Los líderes del partido me enseñaron mucho, me toleraron y me acompañaron en las dos campañas, dos veces que fui presidente de la República, y este partido, por favor entiéndanlo, es una joya que debemos cuidar. Sobre todo la unidad del partido, unidad que hemos perdido en el pasado y después viene el fracaso del partido y el fracaso de Honduras.

Cuando nos damos cuenta de los múltiples problemas del país, el único partido al que mira la gente para sacar a Honduras del abismo, del agujero, es el Partido Nacional, porque somos un partido que no se atemoriza, que no se doblega, que no le decimos no a los problemas, no nos ponemos a llorar y vamos de frente para solucionarlos y ese partido, es mi partido, el Partido Nacional de Honduras.

Hemos tenido tres victorias consecutivas y muchas veces la gente cuando me mira me hace así: levantan su mano y señalan, y esto significa que vamos por la cuarta victoria del Partido Nacional de Honduras.

Los nacionalistas hemos hecho mucho por Honduras. Pusimos en orden el desastre de la economía, hicimos frente a la inseguridad, a riesgo de todo. Y me ha tocado recibir las consecuencias y tengo que explicarle a mi familia que teníamos que tomar decisiones.

Teníamos que luchar por Honduras, por nuestros hijos, por nuestros nietos, así que no podemos retroceder.

Ahora estamos construyendo las mejores carreteras de Centroamérica, hemos puesto en orden la economía y somos el ejemplo de Centroamérica, cuando antes éramos el ejemplo para lo malo. Hoy muchos nos envidian y otros nos vienen a preguntar: ¿qué han hecho ustedes los hondureños?, y nosotros humildemente compartimos nuestro ejemplo.

No todo está resuelto. Falta mucho y hay que consolidar y hay que poner el oído fino para escuchar a la gente. Saber qué están sintiendo por dentro, no sólo dentro del partido, sino que por fuera, para poder construir la Honduras que nos merecemos.

Cuando creamos la Policía Militar y pusimos a los militares en las calles, los mismos de siempre dijeron: los militares deben estar en los cuarteles. Y ustedes dijeron que los militares debían estar en las calles, defendiendo a su pueblo. Hemos visto los resultados.

Hemos bajado la tasa de homicidios en más del 50 %, los secuestros en más del 90 %, y así muchos países le han preguntado a Honduras qué hemos hecho y hemos compartido la experiencia.

Mi partido nació con un eslogan que dice justicia social y eso trata la dignidad del más pobre, del más humilde, aquél que siente que el Estado no le da las oportunidades y siente que a los gobiernos no les importan los pobres. Pero todos cuando llegan en campaña dicen: ‘vamos a apoyar a los más necesitados, vamos a apoyar a los más pobres’ y dicen: ‘primero vamos a hacer esto por los pobres’, y nunca hicieron nada.

Y ahora nosotros, ustedes y yo creamos el programa con más corazón, con más dignidad, para los humildes y ese programa se llama Vida Mejor porque le da dignidad al humilde y al pobre, les da pisos, techos, letrinas ecofogones, filtros de agua, casas nuevas, y ahora vamos por más.

Y también ahora trabajamos para apoyar a aquellos que están altamente endeudados, angustiados; aquellos que cuando se levantan a trabajar y les pagan, no les queda nada, o muy poco. Aquellos que sienten que de nada les sirve ir a trabajar porque no tienen nada para el sustento.

Por eso peleamos fuerte contra ciertos empresarios y para enderezar algo torcido en Honduras, y eso es aliviar la deuda de los que están altamente endeudados, y lo vamos a hacer con la Ley de Alivio de Deuda y queremos que después puedan acceder a los financiamientos para que puedan adquirir su propia casa. Que no siga la gente alquilando porque si no cuando lleguen a jubilarse no les va a ajustar el dinero.

La gente debe tener su propia casa o vivienda y eso se llama dignidad. Eso se llama justicia social.

A los que vienen de fuera de El Paraíso hoy quiero pedirles disculpas, porque se tardaron más de tres horas de Tegucigalpa para acá, por las volquetas y tractores que están trabajando, pero esa es la carretera que nadie se atrevió a hacer, y hoy la estamos construyendo porque queremos heredar las carreteras que ustedes se merecen.

Ya tenemos el Corredor Lenca, el Corredor Maya, el Corredor Logístico; Palmerola dentro de poco se va a convertir en el mejor aeropuerto de Centroamérica. Ya certificamos el aeropuerto de San Pedro Sula. Vamos con los mejores puertos. Seremos el Centro Logístico de las Américas. Prepárense.

Pero sobre todo hemos realizado un enorme esfuerzo para buscar la paz. No quiero que se vuelva a repetir en los próximos años que la gente sienta indignación y no pueda ir ni siquiera a poner una denuncia porque lo tienen atemorizado, que le van a hacer daño a los hijos o la familia.

Yo les dije que, si me hacían presidente, yo Juan Orlando Hernández iba a hacer lo que tenía que hacer para recuperar la paz y la tranquilidad. Y vamos a seguir en esa dirección.

Pero hoy vengo a hacer una advertencia, que hice en las Naciones Unidas y quiero que el pueblo hondureño se grabe esto: el mundo está convulsionado, América Latina también, y tenemos que cuidar la patria, porque los políticos radicales de izquierda, que se ponen capucha para meterle fuego a un taxi o un bus, que ponen llantas en la calle para que la gente no vaya a trabajar o hacer su negocio, se han unido esos políticos con las maras y las pandillas, pero al pueblo hondureño y al Partido Nacional no los van a hacer retroceder en la búsqueda de la paz y la tranquilidad de los hondureños, porque mientras los nacionalistas gobernamos, Honduras sabe que tiene garantías de paz, de tranquilidad y de certidumbre.

Hoy también quiero hacer otra advertencia: yo voy a seguir dando todo mi esfuerzo con el Gobierno, pero como nacionalista que soy, y que quiero lo mejor para mi patria, con mucho amor a mi pueblo, quiero pedir a todos los líderes de mi partido, desde la base, hasta a los que aspiran a presidentes, que cuidemos la unidad del partido.

La democracia permite ir a elecciones internas y así debe ser, pero con respeto, con prudencia, con pasión, pero no se vale poner zancadillas, no se vale agredir al hermano nacionalista, no se vale irrespetarlo porque ya lo hemos vivido en el pasado, que cuando se agrede y quedan heridas el partido pierde y Honduras pierde.

El funcionario que trabaja conmigo y se salga de esa raya, no va a seguir trabajando conmigo. Quiero advertir a líderes y lideresas que no entiendan la virtud de la verdad, de la democracia, del respeto: el partido les va a hacer justicia y todos los nacionalistas les vamos a hacer justicia.

Debemos entender que hay cosas más grandes que nosotros.

Más grande que Juan Orlando es mi familia.

Más grande que Juan Orlando es Honduras.

Más grande que Juan Orlando en el Partido Nacional.

Y si el Partido Nacional está bien, Honduras está bien. Hay cosas más grandes que nosotros y Honduras es más grande que nosotros.

Honduras demanda hoy que estemos unidos, que estemos fuertes, como estamos hoy aquí. El partido tiene una cantera de liderazgo que otros partidos quisieran tener.

De igual manera ya comienzan a florecer las semillas de manera robusta de la juventud que hay en el partido. Y también tenemos a Olguita Alvarado como capitana y anda promoviendo por todo el país la unidad del partido. Gracias Olguita, debemos seguir así.

Tenemos a un líder que en San Pedro Sula ha hecho cosas extraordinarias y que tiene todo mi respaldo. Es muy metódico y trabaja todo bien planificado, y vamos a dejar a San Pedro Sula totalmente transformada. Líderes como él enorgullecen al Partido Nacional: Armando Calidonio, gracias por esa labor y por ser ejemplo de trabajo duro para San Pedro Sula y Honduras.

También admiro mucho la visión de abrir el partido, de estar en contacto con otros sectores, porque el partido solo no es conveniente que esté desconectado de la realidad nacional.

Y alguien que entiende eso, que entiende que el partido debe ir adelante, de avanzada, que pasa estudiando qué ocurre en el resto del mundo, es un joven vibrante y que se ha ganado a pulso su liderazgo, y hoy representa un gran potencial y solo vean cómo el partido se ha movido en los últimos meses, y hoy quiero decir que me siento orgulloso de mi partido, Reinaldo Sánchez.

Aquí hay madera buena, debemos prestarle atención.

Luego hablamos de un líder a quien pedimos que no se quedara fuera. Que se metiera en un movimiento pequeño, pero que estuviera; luego empezamos a trabajar en un proceso de transformación del partido, hombre de diálogo, pero cuando debe poner la mano firme en la mesa, lo hace; es tan hábil que se ha reelegido y nadie le ha dicho nada.

Jamás ha tenido un doblez. Cuando le he pedido el apoyo en las circunstancias más difíciles, es un hermano, y ya dijo con toda la valentía que quiere ser precandidato, y ese es Mauricio Oliva, porque juntos podemos, claro que podemos.

Una vez salí como a las 12.00 de la noche y estaban construyendo unos puentes, y miré que pasó alguien corriendo y les dije a los de seguridad que se pararan y viéramos qué pasaba allí. Cómo es que anda esa persona sola, será que lo quieren asaltar. Y cuando los muchachos salieron, lo vieron con una caja de pizza, porque los trabajadores estaban a esa hora en labores.

Y él fue a llevarles comida. Uno le da la mano y él te da un abrazo. Y es tan grande que lo cubre todo a uno, y no importa si es alguien encopetado o es humilde, tiene un cariño natural con la gente, trabajador como no hay, y cuando me pide solo me dice que ocupa ‘esto y esto, y de lo demás yo me encargo’.

Y si un dolor de cabeza que me quita a mi es su capacidad de trabajo y de gestión que tiene. Nació para darse a querer y para dar resultados, y yo me siento orgulloso de la cantera de líderes que tiene el Partido Nacional, y este es Tito Asfura. A la distancia anda Jesús Mejía y quizá van a salir otros.

Así que hoy se abrió la pesa. Hoy el Partido Nacional tiene sus precandidatos y vamos a la elección interna con respeto, con cariño y con buena voluntad. Cómo no me voy a sentir orgulloso de este partido.

Tenemos Partido Nacional para rato, pero nunca olvidemos que primero es Honduras, segundo es Honduras y tercero es Honduras.

Hondureños, cachurecos, catrachos: conmigo cuenten siempre. En las buenas y en las malas.

Hoy quiero agradecer a los convencionales por todas sus muestras de cariño. Ustedes no tienen idea de cómo los quiero y por darle al partido toda esa fuerza que hoy tenemos. Agradecemos a diputados y diputadas por todo ese liderazgo y ese trabajo arduo por Honduras.

Hay una base de liderazgo que ningún partido tiene, y son esa base de alcaldesas y alcaldes del Partido Nacional. Gracias también por su trabajo arduo. Igual a todos los líderes que han estado trabajando en colonias, barrios, aldeas y caseríos por todo el país.

Quiero terminar contándoles lo que viene en estos dos años.

Vida Mejor se debe repotenciar hasta que el día que termine este Gobierno no quede una casa a la que Vida Mejor no haya llevado sus beneficios. Y atender a la gente como se merece.

Acceso al crédito para el pequeño y mediano, para que pongan su negocio o hagan producir el campo. Acceso al crédito para transformar la agricultura, para poner sistemas de riego.

Viene una transformación profunda en el sistema de educación y de salud. Vamos a dejar una infraestructura moderna en carreteras sin descuidar la seguridad, y hoy y mañana debemos atender a la gente más necesitada y a una clase media que se siente asfixiada.

Cuidemos y respetemos a los policías, militares, jueces y fiscales, porque ellos arriesgan su vida sin conocerlos a ustedes. Debemos atenderlos y respetarlos como se merecen.

Vienen programas de viviendas masivos para los trabajadores que tienen su empleo y otros que tienen sus negocios, deben aprovecharlo, y quiero que transformemos esta nación.

Por eso hoy digo: cuidemos la joya política más grande, más fuerte, más poderosa y más efervescente, de Honduras y Centroamérica, el Partido Nacional de Honduras.

Este indito pelo parado que les habla les tiene cariño y voy a estar con ustedes siempre. Y voy a luchar por la unidad de mi partido, siempre. Por eso cuenten conmigo.

Hondureños y compatriotas, hoy vienen nuevos tiempos y tenemos que tirar puentes con los demás sectores. Eso háganlo en sus comunidades porque de eso depende el futuro de Honduras.

No permitamos que los anarquistas de la izquierda, que los que hacen relajo todo el tiempo, que atacan a la economía y que insultan a los líderes religiosos, que insultan a su madre, que desconocen a su madre, que no reconocen la familia y que van contra todo, esos no pasarán porque primero está Honduras y la mayoría del pueblo hondureño.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *