julio 4, 2020

Tegucigalpa. Para el infectólogo, Tito Alvarado, el cierre capitalino y volver al día cero “es lo mejor que se ha hecho, pues de lo contrario, la pandemia del COVID-19 se podía salir de las manos”.

Las autoridades de la Secretaría de Seguridad informaron que por instrucciones del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) queda suspendida la primera fase de la reapertura inteligente para el Distrito Central (DC) por la falta de cumplimiento de las medidas de bioseguridad y saturación de la capacidad hospitalaria debido a los altos niveles de contagio.

En ese sentido, siguen vigentes las restricciones de movilidad conforme al último dígito de la tarjeta de identidad y operando sólo los mercados, bancos, farmacias, gasolineras y mercados autorizados.

La primera fase comenzó el 8 de junio y se diseñó en tres regiones según el impacto del COVID-19 y la densidad poblacional, en donde la incorporación de los trabajadores iba de manera gradual.

Terrible

Alvarado consideró que “este virus es terrible, ya que con mucha facilidad infecta a las personas y claro en sitios donde hay demasiada gente el riesgo es mayor”.

En ese orden, sentenció que “la mejor estrategia para no contaminarse es el distanciamiento social, eso es todo, no hay tal mascarilla, es el distanciamiento social el que vale”.

“El distanciamiento se puede hacer en la casa o estando a dos metros entre una persona a otra, pero eso no se respetó por parte de la población capitalina a lo largo de la pandemia”, se quejó.

“De manera que el cierre de la ciudad y volver al día cero es lo mejor que se ha hecho, de lo contrario, esto estaba a punto de salírsele de las manos a las autoridades y al pueblo en general”, sentenció el galeno.

Aseguró que “la medida era más que urgente al menos en la capital en donde la cantidad de casos de coronavirus se ha incrementado en una forma peligrosa”.

De igual manera, sugirió que “se deben abrir más centros de salud para atender a los numerosos casos de COVID-19 que se están registrando”.

“Ahora estamos pagando las consecuencias de no habernos interesado por los temas de salud durante décadas y quizás lo positivo que nos dejará esta pandemia es la eventual preocupación de los futuros gobiernos por educación y la salubridad pública”, finalizó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *