Muchas veces los padres, a menos que también observen retrasos en otras áreas del desarrollo inicial del niño, los padres dudan sobre si deberían o no buscar ayuda profesional.
Conocer qué es “normal” y qué no lo es en el desarrollo del habla y del lenguaje puede ayudarte a saber si deberías preocuparte o todo marcha tal como debe ser.

Desarrollo normal del habla y del lenguaje

Es importante que en cada una de consultas médicas converses con el pediatra sobre el habla y el desarrollo del lenguaje del niño, así como sobre otros aspectos de su proceso evolutivo que te preocupen. Puede ser difícil saber si tu hijo solo es inmaduro en su capacidad para comunicarse o si tiene algún problema que requiere una atención profesional.

Antes de los 12 meses

Es importante observar a los niños de esta edad a fin de detectar indicadores de que utilizan la voz para relacionarse con su entorno. El balbuceo es la fase inicial del desarrollo del habla. Cuando los bebés llegan a los 9 meses, empiezan a unir sonidos, a incorporar las distintas entonaciones del habla y a decir palabras como “mamá” y “papá” (aunque sin entender qué significan).

Antes de los 12 meses, los bebés deberían ser receptivos a los sonidos y empezar a reconocer nombres de objetos de uso común (como biberón, chupete, etc.). Los bebés que observan atentamente su entorno pero no reaccionan al sonido podrían tener pérdidas auditivas (o hipoacusias).

Entre los 12 y los 15 meses

Los niños de esta edad deberían tener un amplio abanico de sonidos en su balbuceo (como p, b, m, d, o n), empezar a imitar y a aproximarse a los sonidos y palabras que escuchan habitualmente y decir una o más palabras (excluyendo “mamá” y “papá”) de forma espontánea. Los nombres suelen ser las primeras palabras que utilizan los bebés, como “bebé” y “pelota”. Tu pequeño también debería entender y seguir instrucciones de un solo paso (“Por favor, pásame el juguete” y similares).

De los 18 a los 24 meses

Aunque es muy variable, la mayoría de los niños dicen unas 20 palabras cuando tienen aproximadamente 18 meses y unas 50 o más cuando cumplen 2 años. En torno a esta edad, los niños empiezan a combinar dos palabras en frases muy simples, como “bebé agua” o “mamá upa “. Un niño de 2 años debería poder identificar objetos de uso común (tanto cuando el objeto está presente como cuando se trata de imágenes del objeto), señalar sus ojos, sus orejas y su nariz cuando alguien se las menciona y seguir instrucciones de dos pasos (como “Recoge el juguete y dámelo”).

De 2 a 3 años

Los padres suelen presenciar grades avances en el habla de sus hijos a esta edad. El vocabulario del niño debería crecer considerablemente (demasiadas palabras para poderlas contar) y el niño debería combinar de forma sistemática tres o más palabras en frases más largas.

Su comprensión también debería mejorar; con 3 años, un niño debería empezar a entender qué significa “ponlo sobre la mesa” o “ponlo debajo de la mesa” Tu hijo también debería empezar a identificar colores y a entender conceptos descriptivos (por ejemplo, grande versus a pequeño).

Señales de alarma de un posible problema

Si te preocupa el desarrollo del habla de tu hijo, he aquí algunos de los aspectos en que deberías fijarte. Un lactante que no reacciona al sonido o que no vocaliza sería un importante motivo de preocupación.

Otros motivos de alarma son:

Con 12 meses, no utiliza gestos, como señalar o despedirse con la mano

Con 18 meses, prefiere comunicarse con gestos en lugar de con vocalizaciones o no puede imitar sonidos

De 18 a 24 meses: tiene dificultades para comprender peticiones verbales simples

Con 24 meses: Solo imita el habla o los actos ajenos pero no genera palabras o frases de forma espontánea o solo emite determinados sonidos o palabras de forma repetida y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicar sus necesidades, no puede seguir instrucciones simples.

Tiene un tono de voz extraño o una pronunciación extraña (roncos o nasales). Nos cuesta mucho entenderlo. Los padres y los cuidadores habituales deberían entender la mitad de lo que dice un niño de 2 años y aproximadamente tres cuartas partes de lo que dice uno de 3 años. Con 4 años, a un niño se le debería entender prácticamente todo, incluso cuando hable a personas que no lo conocen.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *