El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, hizo hoy un llamado a las organizaciones de sociedad civil hondureñas, norteamericanas e internacionales a facilitar y asegurar la defensa legal de la niñez hondureña y centroamericana no documentada que se encuentra en territorio norteamericano.

De acuerdo al ombudsman hondureño se debe impulsar la identificación de todos los menores albergados en Estados Unidos para luego evaluar caso por caso tomando en cuenta el “interés superior del niño” tal y como lo establecen las declaraciones internacionales de derechos humanos.

El defensor del pueblo hondureño también se refirió a los procedimientos que puedan enfrentar los menores ante las cortes juveniles y de inmigración de Estados Unidos y espera que se logre la reunificación familiar o se aplique el estatus especial de migrante juvenil que autorizan las leyes federales norteamericanas.

“Existe una crisis humanitaria que debe plantearse en todos los escenarios” dijo el funcionario.

Agregó que en esa “crisis humanitaria” la atención debe darse no solo por caridad sino por asegurar el respeto a los derechos humanos por todos los Estados concernidos.

El defensor de los derechos humanos considera que es prioritario atender las causas estructurales que motivan la migración como es la pobreza y la injusticia social que prevalece.

Declaró que atender esas causas estructurales se necesita del apoyo de Estados Unidos con una cooperación más sustancial pero también del resto de la comunidad internacional.

“Los derechos humanos que estamos defendiendo en esta crisis, que afecta a niños y adultos, llama a toda la comunidad internacional a contribuir a que esos derechos sean respetados y atendidos” expresó.

Es por eso, dijo Herrera Cáceres, que hemos hecho constantes llamados a las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y a organizaciones especializadas como la Cruz Roja Internacional y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a que nos apoyen en esta lucha en defensa de los derechos de la niñez.

En su criterio, Honduras tiene que vincularse estrechamente con esas fuerzas externas que defienden los derechos humanos en todo el mundo.

El funcionario exhortó al sector empresarial así como a las demás organizaciones de la sociedad civil y al gobierno a presentarse en un solo bloque ante la comunidad internacional.

“La razón de ser de los Estados y de las organizaciones es promover el respeto de la dignidad humana”, puntualizó.

Sostuvo que una repatriación masiva de niños sería verdaderamente contraria a la dignidad humana.

No se puede hacer un procedimiento sumario de remitirnos y devolvernos a esa niñez en forma desconsiderada de la naturaleza humana, porque se estarían violentando principios fundamentales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que fue promovida, apoyada e impulsada por Estados Unidos, comentó el ombudsman hondureño.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *