Un mes de fútbol resumido en una jugada, un Mundial en las botas de Gotze, un balón en el fondo de las mallas en el minuto 111 y una Copa del Mundo para Alemania. La ‘Mannschaft’ ya tiene cuatro estrellas en el pecho ante la desilusión de millones de argentinos, que confiaban en Leo Messi para reinar.

El fútbol fue justo con Alemania, como en 2010 con España. La selección que mejor jugó teminó campeonando ante los otras 31. Cada una de ellas vivió una historia paralela a lo largo de los últimos días, unas quedaron eliminadas en semifinales, como Brasil, y terminaron decepcionados, otras no pasaron de octavos pero vivieron un sueño, como Argelia.

Los amantes del fútbol se despiden del Mundial, del mejor evento deportivo, junto a unos Juegos Olímipicos, al que podemos asistir. Pero no es un adiós, es un hsata luego, porque ya queda menos para que comience Rusia 2018. Hasta entonces, podemos recordar a los cinco equipos que mejor jugaron en este Mundial.

1. Alemania
Tras dos intentos fallidos, Alemania 2006 y Sudáfrica 2014, la ‘Mannschaft’ ha estado brillante por momentos para terminar campeón del mundo. Ha sido un largo proceso de evolución futbolística de un país, el cambio de jugar con centros y remates para las torres a las constantes combinaciones. Solo hay que fijarse en algunos detalles de su lista. Solo hay un ‘9’ puro, Klose, que ha batido el récord de goles de Ronaldo en los mundiales. Löw tenía previsto jugar con ‘falso 9’ como hizo Del Bosque en la Eurocopa y el elegido para esa tarea era Götze, pero el jugador del Bayern no dio el rendimiento esperado…hasta la gran final.

Junto a él, más jugones como Müller, y Özil en los flancos como apoyo todos ellos respaldados por un doble pivote con Kroos y Khedira. Cerrando, Schweisnteiger. Un equipo compacto, pero con mucha llegada a la portería rival.

En el camino, Alemania tuvo sus altibajos. Comenzó arrollando a Portugal con un fútbol excelso. Movilidad, precisión y capacidad goleadora pra empezar a asustar al mundo. Después su peor fase del torneo. Empató con Ghana, ganó por la mínima a EEUU y necesitó la prórroga para eliminar a Argelia en los cuartos de final.

El siguiente rival en caer fue Francia, en una actuación de Neuer para el recuerdo. A sus habituales salidas añadió los reflejos para evitar que Benzema, Pogba y compañía confirmaran su buen estado de forma en el torneo. Hummels volvió a demostrar entonces que el balón parado Alemania es una de las selecciones más potentes del mundo.

En semifinales, el éxtasis. En un partido que quedará para la historia, Alemania goleó por 7-1 a Brasil. Fue el partido de Khedira. El centrocampista alemán marcó y asistió, aunque Kroos fue el que definitivamente recibió más elogios. Y la historia de la final ya la conocemos. Argentina se plantó en su campo, buscando el contraataque. Por momentos parecía que el título sería albiceleste, pero la puntería define las finales. Y Gotze no falló, la cuarta estrella, para el mejor equipo del campeonato.

2. Colombia
Sin ninguna duda, la selección colombiana fue la sudamericana que mejor fútbol realizó, aunque quizás pagara cara su juventud en los cuartos de final, donde apenas fueron rival para una experta Brasil. El equipo de Pekerman propuso fútbol en todos los partidos en los que jugó. Si algo les faltó para el momento clave fue un rematador, el gol de Falcao.

Fue James Rodríguez quien asumió la responsabilidad en el equipo porque Teófilo Gutiérrez no estuvo acertado, Bacca no estuvo bien físicamente y Jackson no tuvo oportunidades. El joven futbolista se ha ganado el respeto de todos, porque dribla, asiste, trabaja en defensa y golea. Otro de los que apunta a ‘crack’ es Cuadrado. El carrilero asumió menos responsabilidades defensivas para soltarse en ataque y fue junto a James la vía de salida de Colombia.

En la fase previa, Colombia fue la que pasó el corte con mejor nota. Sumó pleno de victorias y nueve goles a favor, por solo dos en contra. Ganó con solvencia a Grecia, Costa de Márfil y Japón. Con un fútbol alegre y dinámico, propuso partidos abiertos y pasó por encima de Uruguay en los octavos de final.

3. Holanda
La selección de Van Gaal llegó al Mundial como una tapada, su fútbol no brilló, pero fue muy eficaz. Pocos confiaban en la libreta del técnico, pero otra vez le volvió a funcionar. Cinco defensas y tres centrocampistas para que Sneijder, Robben y Van Persie estuvieran frescos en ataque. Vlaar, De Vrij y Martins Indi, con dos carrileros ofensivos como Jaanmat o Blind. La ‘Oranje’ ha demostrado ser una de las selecciones más trabajadas y por momentos y en diferentes partidos mutaba al 4-3-3. Los de arriba no se tocan.

Empezó el torneo como acabó el de 2010, contra España. Y encima perdiendo. Pero se repuso para terminar goleando por 5-1 a ‘La Roja’. En el segundo partido ganó a Australia y en el tercero se impuso a Chile para evitar a Brasil en los octavos. En esta ronda se midió a México, el equipo que le puso en más complicaciones en el Mundial. Pero la suerte que le fue esquiva en la fianl de 2010 apareció en los últimos minutos del partido con dos goles cuando el tiempo se acababa. A cuartos.

Si algo le costó a Holanda en el Mundial fue proponer. Siempre prefirió medirse a selecciones que dejaran espacios en ataque y Costa Rica no estuvo dispuesto a ello. Tras cuatro palos, el partido se decidió en los penaltis. Uno de los momentos más recordados de este Mundial es el cambio de portero de Holanda para este momento decisivo. Van Gaal quitó a Cillessen, metió a Krul y el portero del Tottenham se convirtió en el héroe.

Y en semifinales otra vez a los penaltis, pero esta vez Van Gaal no pudo cambiar al portero y Argentina pasó a la final. Fue seguramente su peor partido en el torneo, pero en la final de consolación regresó a la senda de los triunfos. Barrió del campo a Brasil para despedirse del torneo mostrando sus fortalezas ante la debilidad mental del anfitrión. Hay futuro en la selección de Holanda.

4. Chile
Presión en campo rival, intensidad y seguridad en la zona defensiva. Tres máximas que la selección chilena llevó a cabo para caer en los penaltis ante en anfitrión en los octavos de final, una ronda muy tempranera por los méritos vistos sobre el terreno de juego. Es lo peor de este tipo de torneos del ‘K.O’, si fallas te vas. En un torneo de la regularidad, hubiera dado mucha guerra.

Y si no que se lo digan a España. La ya ex campeona del mundo se jugaba las castañas en el duelo de rojas, y la victoria fue para la sudamericana por aplastamiento. Sampaoli también optó en el Mundial por jugar con cinco defensas, lo que le sirvió para tejer una auténtica tela de araña en la zona ancha del campo gracias la aportación de los laterales.

La seguridad comenzaba desde la portería, donde Claudio Bravo firmó un gran campeonato. La línea de atrás estuvo muy segura y Aránguiz junto a Vidal daban dinamismo al juego de Chile. La principal referencia en ataque, Alexis estuvo a un gran nivel y lo demostró anotando un gol a Brasil en octavos.

Aquel lanzamiento del chileno Pinilla al larguero de Brasil en el minuto 119 de partido pasará a la historia. Era un gol que valía unos cuartos de final, pero el balón no quiso entrar. En la tanda de penaltis, Julio César se convirtió en el héroe… hasta ese momento.

5. Costa Rica
La ‘Cenicienta’ la llamaban. Terminó eliminada en los cuartos de final ante Holanda en la tanda de penaltis y sin perder ni un partido. Los dos puntales del equipo estaban en las zonas calientes de los terrenos de juego. En cada área, sus dos estrellas: Keylor Navas y Joell Campbell. Representaron al fútbol modesto y se ganaron un hueco en los corazones de los amantes del fútbol.

Uruguay e Italia claudicaron ante Costa Rica e Inglaterra solo pudo sacar un empate en la fase de grupos. La idea era clara, no conceder ocasiones de sol y salir con velocidad. La realidad es que Keylor Navas fue el auténtico héroe de los ‘ticos’. Las paró de todos lo colores y en todas las rondas.

La selección de José Luis Pintos se plantó como primera de grupo y en los octavos de final empataron ante Grecia. Keylor fue el triunfador en la tanda de penaltis. En cuartos de final llegó un nuevo examen, Holanda. Volvieron a plantear el partido de la forma a la que mejor saben jugar. En estas alturas de la competición dejó ver alguna de sus carencias, especialmente en ataque. Hasta cuatro palos en contra para terminar en los penalts, pero en esta ocasión el portero salvador iba vestido con el traje de Holanda. Su torneo es de sobresaliente.

lainformacion.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *