Durante el rezo del ángelus, el Papa explicó la importancia de vivir el Evangelio en gestos concretos. Pidió a los cristianos que sean “la sal de la tierra” y no “vino aguado”.

“Es triste encontrar cristianos aguados que parecen vino aguado. No se sabe si son cristianos o mundanos. Como el vino aguado, que no se sabe si es vino o agua. Esto es triste”.

Para evitarlo, Francisco ofreció una fórmula que se compone de tres elementos. Como en otras ocasiones, recomendó a los cristianos que lleven un Evangelio de bolsillo para leer un pasaje cada día.

“Evangelio, Eucaristía y oración. No lo olvidéis. Evangelio, Eucaristía y oración. Gracias a estos dones del Señor podemos conformarnos a Cristo y no al mundo”.

También habló de la importancia de cuidar el medio ambiente para salvaguardar la vida y la salud de las personas.

Al rezo del ángelus asistieron además los organizadores del Partido de Fútbol Interreligioso por la Paz. Es una iniciativa del proyecto Scholas que apoya Francisco y que quiere promover la educación. El Papa les deseó un buen partido.

“Continuad con vuestra labor con los jóvenes y los niños, trabajando por la educación, el deporte y la cultura. Os deseo un buen partido mañana en el Estadio Olímpico”.

Una banda de la policía amenizó el final del ángelus al que asistieron miles de peregrinos que, una vez más, llenaron la plaza de San Pedro.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *