Confirmado: Timothy Ray Jones confesó a las autoridades que mató a sus hijos y arrojó los cuerpos en una carretera. Los cuerpos sin vida de cinco niños de entre 1 y 8 años, que habían sido reportados por su madre como desaparecidos en Carolina del Sur el pasado 3 de septiembre.

No cabe duda de que el caso de los menores hayados muertos ha conmocionado a todo Estados Unidos, especialmente porque ha sido su propio padre el que ha confesado haberlos asesinado.

Se desconocen por el momento las causas de este parricidio, y las autoridades continúan investigando las posibles motivaciones que han llevado al padre a cometer este crimen.

Recientemente, el padre de los niños menores fue identificado directamente como Timothy Jones. Oficialmente su detención se produjo el pasado sábado y el 9 de septiembre de 2014 Timothy Ray Jones se trasladó a la comisaría de Smith (Misisipi, EEUU).

El suceso ha conmocionado enormemente a la sociedad norteamericana, que todavía no da crédito ante la ejecución de semejante parricidio.

El pasado martes 9 de septiembre, las autoridades oficiales del estado de Alabama (EEUU) encontraron los cadáveres de cinco niños, desaparecidos hace una semana en el estado de Carolina del Sur.

De acuerdo con la información de los medios locales, estos menores habrían sido asesinados por su padre, aunque las investigaciones continúan abiertas a la espera de extraer conclusiones definitivas.

El hombre que confesó haber asesinado a sus cinco hijos permanece bajo la custodia de la Policía del Condado de Smith (Misisipi). Al parecer, el hombre abandonó los cadáveres en algún lugar situado entre Greenville y Camdem (Alabama), según explicaron fuentes policiales de este estado americano.

De acuerdo con algunas informaciones, los niños fueron vistos por última vez el pasado miércoles 3 de septiembre cerca de su casa en Carolina del Sur, acompañados de su padre.

La madre de los menores fue la encargada de denunciar ante las autoridades norteamericanas la reciente desaparición de sus hijos menores de edad.

El pasado martes, el padre de los menores fue identificado como Timothy Jones, y su detención se produjo el sábado anterior en Raleigh (Misisipi), justamente cuando los agentes de policía detectaron un extraño olor en su vehículo.

En el coche, los agentes policiales acabaron encontrando químicos empleados en la producción de metanfetaminas, marihuana sintética, lejía, ácido muriático, sangre y además otros fluidos corporales no identificados todavía.

Por el momento, se desconoce el cómo, cuándo y dónde fallecieron los niños, todos ellos entre 1 y 8 años de edad. Las investigaciones continúan con el fin de esclarecer este hecho tormentoso y trágico.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *