Rafa Nadal se proclamó campeón del US Open después de doblegar en
cuatro mangas a Novak Djokovic en la final, se trata del título número 60
de su carrera, su 13º Grand Slam y la segunda vez que se corona en Nueva
York, se queda a solo 120 puntos de recuperar el trono mundial en una
temporada de ensueño.

Rafa Nadal tenía guardada en el raquetero la mejor versión de su
repertorio, después de quince días de competición en Nueva York, dos semanas en las que ha brillado tanto en la jornada de día como en la de
noche, el pastel de despedida fue realmente exquisito, una guinda a
modo de victoria sobre Novak Djokovic por un marcador de 6-2,
3-6, 6-4 y 6-1 tras tres horas y veinte minutos de tenis de muchos quilates.

Un partido que se debe mostrar en todas las academias de tenis, porque
no hay mejor ejemplo que estos dos artistas de la raqueta.

A pesar de los 36 precedentes entre ambos, los jugadores dedicaron los
primeros juegos del partido a estudiarse desde el fondo de la pista.

Timoratos a la hora de atacar y rehuyendo tomar el control de los
intercambios de forma regular, aún así extraordinario nivel solo al
alcance de las mejores raquetas del mundo.

En medio del examen fue Nadal quien dio la primera estocada, en el tercer juego, mientras se cumplía el cuarto hora de acción y brindando al tendido un passing de derecha marca de la casa.

Fue un punto de inflexión en el set, una declaración de intenciones, apenas sufrió el balear para administrar la renta sino todo lo contrario, entro en la cabeza de Djokovic y ahondó en sus dudas.

El serbio se quedó a caballo entre la línea de fondo y la red,
intentando llevar el timón pero corriendo más de lo deseable detrás de
la pelota. Rafa, más cómodo a cada paso, firmó un nuevo break en blanco
antes de acabar cerrando la primera manga a su favor.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *