Mundo.- Un hospital en el estado de Kentucky decidió ignorar todas sus políticas sobre mascotas para concederle un último deseo a un hombre moribundo.

El impacto que tuvo la decisión del hospital asombró a todos.
De acuerdo con la página web The Dodo, James Wathern fue admitido al hospital Baptist Health Corbin, donde su salud rápidamente se deterioró en las pasadas semanas.

Perdió el interés en la comida y estaba muy deprimido. Cuando las trabajadoras sociales del hospital conversaron con el paciente, descubrieron cuál era su último deseo, ver a su amado perro: Bubba.
Aunque la política del hospital no permite el acceso de mascotas a las instalaciones, los administradores contactaron al albergue de animales para buscar al perrito.

Bubba, un chihuahua con un solo ojo, fue localizado en un hogar temporal, donde estaba deprimido y no comía bien.
El Knox- Whitley Animal Shelter pudo reunificar a Bubba y a su amo. Los resultados del encuentro fueron muy emotivos y trajeron alegría a todos los que se involucraron en cumplir el sueño de Wathern.

Reunificados

La reunión con su mascota ayudó a mejorar al salud de Wathern. El personal del hospital reportó que Wathern está comiendo normalmente y su ánimo es muy positivo. Lo mismo con Bubba, quien estaba muy contento de compartir con su amo nuevamente.

El hospital ya ha planificado más visitas para que ambos compartan momentos en el hospital.

Luego de ver los resultados positivos de las visitas de las mascotas a sus dueños, el hospital está considerando cambiar sus reglas de visita para que este tipo de encuentro suceda con más frecuencia.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *