Las autoridades señalaron que la mujer no supone un riesgo porque no mostró síntomas durante 19 días. Estuvo en contacto con una muestra extraída de la primera víctima del país.

Un crucero en el que viajaba una trabajadora sanitaria de Dallas que está bajo vigilancia médica por el riesgo de que esté contagiada de ébola volvió el domingo temprano al puerto de Galveston, Texas. El barco Carnival Magic, de la línea Carnival, regresó a puerto poco después de las seis de la mañana, hora local.

El suboficial de marina Andy Kendrick había dicho antes a la agencia AP que un equipo de la Guardia Costera había volado en helicóptero el sábado para recoger una muestra de sangre del barco.

Kendrick no disponía de más información sobre cómo se tomó la muestra. La decisión de analizarla se tomó en coordinación con las autoridades sanitarias federales, estatales y locales.

El suboficial manifestó que la muestra se había enviado a un laboratorio estatal en Austin para ser analizada.

La Casa Blanca explicó que la pasajera manejó una muestra de laboratorio extraída del hombre liberiano que murió de ébola este mes en el Hospital Presbiteriano de Salud de Texas. Las autoridades, por su parte indicaron que la mujer no supone un riesgo sanitario porque no ha mostrado síntomas durante 19 días y se puso en cuarentena de forma voluntaria en el barco.

Las autoridades estadounidenses sopesaron cómo repatriar a la mujer y a su marido antes de que el barco completara su crucero el domingo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *