El marine norteamericano detalló cómo fue la madrugada del 2 de mayo de 2011. Su rol en el equipo que irrumpió en la guarida del jefe terrorista de Al Qaeda. Las amenazas yihadistas.

Fue catalogado como un “héroe” por la mayoría de los norteamericanos. Pero él no cree en esa calificación. Es que Robert O’Neill fue quien disparó contra el más temible jefe terrorista de los últimos años: Osama Bin Laden.

O’Neill, cuya identidad se reveló ayer en los medios del mundo, habló por primera vez y reconoció que fue él quien apuntó y disparó contra el jefe de Al Qaeda.

O’Neill contó que durante esa misión creyó que no saldría con vida. “No creía que fuera a sobrevivir”, señaló el comando Seal al diario norteamericano The Washington Post, en lo que fue su primera aparición pública tras conocerse su identidad.

En el encuentro con el diario de la capital de los EEUU, señaló que durante su vida como marine se entrenó para enfrentar a la muerte. Y eso fue lo que hizo el 2 de mayo de 2011 cuando irrumpió con su grupo de misión en la fortaleza de Bin Laden en Pakistán.

En una carta publicada por el sitio que reveló su identidad, O’Neill manifestó: “No permanecemos indiferentes a nuestros valores fundamentales a cambio de notoriedad pública o ganancia financiera”. El marine sabía que una ola de críticas se volcaría sobre su persona tras conocerse su actuación aquella noche histórica para el grupo de comando de élite.

En el encuentro con el diario norteamericano, el hombre que ahora se dedica a brindar conferencias motivacionales, manifestó que tomó la decisión de dar a conocer su actuación en la ejecución de Bin Laden luego de un encuentro privado que mantuvo con familiares de víctimas del 11 de septiembre.

En esa reunión que tuvo lugar en el Museo de la Memoria del 11-S, O’Neill decidió contarles cómo había muerto el jefe terrorista, responsable de que ellos estuvieran allí, recordando a sus víctimas. “Los familiares me dijeron que eso les ayudó a cerrar un poco la historia”.

Recuerdos de la noche más peligrosa

En la nota del The Washington Post, el diario relató cómo fue que el comando Seal mató a Bin Laden, lo mismo que describió a los familiares de sus víctimas. Durante la incursión nocturna en el bunker del terrorista, él se encontró en el segundo lugar de la fila, con otros cinco comandos en la entrada del cuarto dormitorio del jefe de Al Qaeda. Sabía que sería el momento final de la lucha en su “cuartel” de Abbottabad, en Pakistán. Recuerda que cuando Bin Laden apareció brevemente en su campo visual por la puerta de la habitación, el primero de los marines que estaba en su formación disparó contra el terrorista, pero falló.

“Me di la vuelta por delante de él en la habitación, justo en la entrada”, explicó O’Neill. “Allí estaba Bin Laden, de pie. Tenía las manos sobre los hombros de una mujer, a quien empujaba”. Los aparatejos de visión nocturna permitieron al comando ver claramente a su objetivo. “Lucía confundido. Era mucho más alto de lo que esperaba. Tenía una gorra puesta y no parecía estar herido. Estaba parado y en movimiento”, agregó. Mientras utilizaba a una de sus esposas como escudo humano para evitar los disparos. “En ese segundo le disparé. Dos veces en la frente. ¡Bap! ¡Bap!, la segunda vez cuando caía. Se derrumbó junto a su cama y le disparé de nuevo”. El relato es tomado por el Post de una entrevista anónima que el militar había dado a Enquire tiempo atrás.

“Lo vi tomando su último respiro”, graficó O’Neill al diario norteamericano. El hombre no se considera un héroe en absoluto. Sólo cree que su actuación se debió al constante entrenamiento y repetición de sus movimientos. “Fue memoria muscular”, reconoció humilde.

La amenaza yihadista

Los yihadistas lanzaron de inmediato amenazas de muerte en su contra, según SITE, organismo de vigilancia de los medios y sitios web que usan estos extremistas islámicos. Las fotos de O’Neill acompañadas de mensajes en árabe y en inglés llamando a vengarse de la muerte de Bin Laden fueron difundidas en Twitter y en el foro de los yihadistas Al Minbar.

Uno de ellos dice, por ejemplo, en árabe: “Enviaremos a los lobos solitarios en los Estados Unidos la foto de este Robert O’Neill que mató al jeque Osama Bin Laden”. Otro señala en los dos idiomas: “Ustedes, muy estimados musulmanes en Estados Unidos, esta es su oportunidad de acceder al paraíso”, indicó SITE.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *