Tegucigalpa.- La Dirección General de Medicina Forense, conforme al mandato de Ley, trabaja de forma permanente y responsable para el esclarecimiento de los hechos que rodean la muerte y supuesta violación de una niña de once años, trágico suceso registrado en la capital industrial de Honduras, San Pedro Sula a inicios de la presente semana.

En este sentido, desde el mismo día de los hechos, así como posterior a la captura del hasta ahora sospechoso del crimen, José Laureano Medina Garay conocido con el alias de “el bombero”, personal de los Laboratorios Criminalísticos particularmente de Biología Forense y de Genética Forense se ha concentrado en la extracción de muestras, para su posterior análisis y comparación tanto de la víctima como del detenido.

Fiscales y personal forense trabajan en equipo y bajo el principio de objetividad a fin de ofrecer una respuesta a la familia de la víctima como a la sociedad, al respecto, la Directora de Medicina Forense informó que “Cuando los indicios entraron a Control de Evidencias empezamos a trabajar para dar una respuesta en tiempo prudencial y hacer nuestros aportes a los fiscales”.

Entre otros análisis se buscan los resultados del estudio comparativo de ADN, dicho cotejo es de 99.99% fidedigno, el informe respectivo se estará entregando a los fiscales para que finalmente orienten técnica y jurídicamente lo que en derecho corresponde.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *