En una entrevista con El Periódico de Guatemala, el fiscal contra el crimen organizado, Rony López, revela el fenómeno criminal del que poco se sabía hasta hace cinco meses, cuando se creó la Unidad Contra el Tráfico de Armas.

Cuenta que participó en una capacitación con expertos en control de armamento de la Argentina, Austria y El Salvador. “Hemos visto que los registros no están en poder de una institución militar, sino civil. Ese cambio ha permitido avances en las investigaciones de personas o estructuras que se dedican a la transferencia de armas legales a armas ilegales”.

Ante la pregunta sobre en qué consiste la transferencia, López comentó que esto ocurre cuando un arma legal “es objeto de robo o hurto y es utilizada por el crimen común u organizado, ya sea dentro del país o cuando se traslada hacia otro Estado”.

También reconoció que no hay bases de datos de armas del Estado: “Sólo de particulares. Las instituciones (Policía Nacional Civil, Presidios y el Ejército) tienen sus registros, pero reservados bajo la categoría de seguridad nacional. Cuando esas armas se pierden o son objeto de robos o hurtos, su estatus cambia a una posesión ilegal”.

AL INTENTAR EXPLICAR ESAS PÉRDIDAS, EL FISCAL LAS ATRIBUYÓ A FALLAS DE SEGURIDAD Y CUSTODIA DE LAS ARMAS

En otro orden, dio a conocer las modalidades de tráfico que se han identificado. Y afirmó: “Así como se han extraviado armas en las instituciones del Estado, también tenemos una gran proliferación de extravío de armas en importadoras de armas y empresas que prestan servicios de seguridad. Tenemos que investigar por qué se reportan pérdidas de lotes completos de armas, pero lo más importante es establecer su paradero”, indicó.

Al intentar explicar esas pérdidas, las atribuyó a fallas de seguridad y custodia de las armas. Ante la pregunta del periodista del diario sobre si los estándares de control son muy débiles, el funcionario dijo que ese tema es lo que “hay que establecer.

Por ejemplo, no se sabe cómo y bajo qué circunstancias se perdieron las granadas en el Ejército. Ahí es donde encontramos el hermetismo; nos dicen ‘se perdieron y no sabemos cómo fue’. Las empresas ponen las denuncias por la pérdida y con eso salvan su responsabilidad, no dan información sobre la custodia”.

El peligro más importante es que justamente esos cargamentos llegan a manos de narcotraficantes, que utilizan esas armas para seguir cometiendo crímenes con total impunidad.

Tomado de Infobae

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *