Ni las amenazas de violarla y lincharla, ni de los ataques contra su madre e hijas o los asesinatos de sus compañeros lograron detener la batalla de Berta Cáceres, líder indígena del pueblo Lenca, una de las mayores etnias de Honduras.

Berta Cáceres fue una destacada activista hondureña que por más de 20 años luchó por los derechos de su pueblo y de la mujer, por la justicia social y la correcta administración de los recursos naturales.

Hasta el momento de su muerte fue una de las directoras fundadoras del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

Estuvo al frente de la defensa de los pueblos indígenas del istmo y de sus territorios ancestrales, que fueron tomados por élites regionales e inversionistas extranjeros para la construcción de hidroeléctricas, minería, mega proyectos turísticos o biopiratería.

En 2015 recibió el Premio Ambiental Goldman para el Sur y Centroamérica, por su contribución en la lucha persistente contra de la construcción de una represa hidroeléctrica que amenazaba con desplazar a cientos de indígenas de Honduras.

Además, en 2012 recibió en Alemania el premio Shalom, otorgado cada año a quienes arriesgan sus vidas en su lucha por la justicia y por la paz en el mundo.

Su defensa por los derechos humanos la convirtió en víctima de innumerables amenazas, intimidaciones y ataques, así como la muerte de algunos de sus colegas.

Berta Cáceres fue y seguirá siendo un referente esencial en defensa de los territorios, la espiritualidad, la cultura, la vida y los derechos de los pueblos indígenas estipulados en la Declaración de Naciones Unidas.

Luchas de Berta Cáceres
Arrestos ilegales y abusos contra integrantes de Copinh

Berta Cáceres había denunciado recientemente que empleados de la empresa Desarrollos Energéticos SA (DESA) e integrantes del Partido Nacional hostigaron y detuvieron ilegalmente a participantes de una caminata pacífica en defensa del río Gualcarque.

Durante más de dos décadas la líder indígena se dedicó a defender a los pueblos originarios de su país y luchó por causas sociales en favor de las mujeres hondureñas.

Lucha contra la represa de Agua Zarca

Cáceres se destacó por emprender una de las batallas más emblemáticas contra la represa de Agua Zarca. Por esta acción fue galardonada con el Premio Medioambiental Goldman.

En 2006, la activista organizó al pueblo lenca para que luchara contra el proyecto que pretendía construirse sobre el río Gualcarque (noroeste de Honduras), un lugar considerado sagrado por las comunidades indígenas y vital para su supervivencia.

El proyecto de la represa de Agua Zarca fue aprobado con una concesión a la empresa hondureña DESA y fue respaldado por la estatal china Sinohydro. Sin embargo, tras la fuerte campaña emprendida por Cáceres la empresa asiática retiró su apoyo al plan hidroeléctrico.

La labor de la directora de Copinh logró que la Corporación Financiera Internacional (institución del Banco Mundial que invierte en el sector privado) también abandonara el proyecto.

Durante su lucha, la activista aseguró que la construcción la represa de Agua Zarca “hubiera significado desplazamientos y hubiera impedido a la comunidad desarrollar sus actividades agrícolas. No sólo se privatiza el río, sino varios kilómetros a la redonda (…) El río deja de ser de las comunidades y pasa a manos privadas”.
El 20 de febrero de 2016 se realizó una movilización de integrantes del Copinh, pero fue detenida en San Francisco de Ojuera. Cáceres denunció que los empleados de DESA contaron con el apoyo de la Policía Militar para impedir la marcha.

La protesta se centraba en “la lucha en defensa de los ríos, en contra de la privatización, en defensa de los territorios y de la cultura, y en defensa de la dignidad y la soberanía de este país, que está siendo saqueado por la empresa privada, las transnacionales y este gobierno tirano dictador que tenemos (Juan Orlando Hernández)”, explicó Cáceres.

Base militar estadounidense en Honduras

En 2013 el Gobierno de Estados Unidos planeaba instalar la base militar más grande de toda América Latina en Honduras. La iniciativa fue señalada por Cáceres como “un proyecto de dominación y colonización con el propósito de saquear los recursos de los bienes comunes de la naturaleza en la nación centroamericana”.

Asimismo, denunció que la base significaba una amenaza para los países vecinos debido a que la nación norteamericana “siempre ha usado a Honduras como una plataforma para invadir a otros pueblos hermanos, como sucedió en los años 80 contra Nicaragua. Esta vez podría ser Venezuela”.

En esa oportunidad detallé que en su país había seis bases militares estadounidenses y las calificó como una violación de los derechos humanos y aseguró que las autoridades hondureñas se apresuraron a desmentir la información.

El asesinato de Berta Cáceres

En la madrugada de este jueves Berta Cáceres fue asesinada. Medios locales y autoridades hondureñas informaron que cerca de la 01H00 hora local (07H00 GMT), sujetos desconocidos forzaron el seguro de la entrada a la vivienda de activista, la interceptaron y la asesinaron.

Berta Flores, madre de la activista, explicó que pese a la versión de la policía sobre un asesinato por robo, familiares y amigos están seguros de que no fue así.

En declaraciones a teleSUR, Flores pidió a las autoridades hondureñas que durante la autopsia del cuerpo de su hija esté presente Denis Castro, un patólogo de confianza para que no se manipulen los resultados.

El presidente del sindicato de la Cervecería y dirigente del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), Carlos H. Reyes, coincidió con la madre de la líder indígena, al denunciar que “la policía dice que fue por robarle, pero es un crimen político de este gobierno”.

Por su parte Gustavo Cáceres, hermano de la víctima, denunció la falta de información por parte de las autoridades hondureñas y exigió que al momento de ofrecer detalles sobre el crimen no se tergiversen los datos.

El defensor de los derechos humanos, Juan Barahona, aseguró que la muerte de Cáceres es un mensaje para todos los que hoy luchan a favor del pueblo hondureño. “Es un mensaje claro para parar la lucha social en Honduras, para parar la lucha por la inconformidad que hay en nuestro país por la violación sistemática de los derechos humanos”, declaró a teleSUR.

La defensora de derechos humanos en Honduras y directora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), Bertha Oliva, aseguró que el Gobierno de ese país tiene gran responsabilidad en el asesinato, debido a su indiferencia ante las reiteradas denuncias de amenazas que Cáceres presentó.

La Cofadeh llevaba un registro de las advertencias que había hecho la líder indígena, por lo que solicitaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una serie de medidas cautelares a su favor.

La solicitud fue concedida por el órgano internacional y se encontraba vigente en al momento del crimen, por lo que el Gobierno debe responder ante la CIDH.

Honduras es el país más peligroso del mundo para los defensores ambientales, de acuerdo con investigaciones realizadas por la Organización No Gobernamental Global Witness con sede en Londres.
El informe titulado ¿Cuántos más? señala que en 2014 Honduras fue el país que registró más asesinatos per capita de defensores del ambiente en todo el mundo.

De las 116 muertes de ambientalistas documentadas en 2015 (un número que puede ser mayor) casi tres cuartas partas ocurrieron en América Latina, especialmente en Honduras, Brasil y Perú.

En el caso de Honduras, entre 2002 y 2014 se produjeron 111 asesinatos de activistas ambientales en territorio hondureño. “Más de 80 tuvieron lugar sólo en los últimos tres años en una región, Bajo Aguán”, dijo Chris Moye, de Global Witness, a la BBC.

El pueblo indígena de Honduras ha sido víctima por años de represión, desalojos y ataques por parte del Estado, según denuncias de la propia comunidad. Incluso tras las elecciones presidenciales de 2013, cuando resultó electo Juan Orlando Hernández, las medidas de represión contra los pobladores aumentaron considerablemente.

El mundo repudia crimen de Berta Cáceres

Distintas personalidades de América Latina y el mundo manifestaron su repudio por el asesinato de Berta Cáceres y pidieron que el caso sea esclarecido a la brevedad para que los responsables paguen por el crimen.

La exsenadora colombiana y defensora de Derechos Humanos, Piedad Córdoba, escribió en su cuenta de Twitter: “Fui amiga de Berta Cáceres y le reconocí su gran liderazgo y su lucha por los derechos humanos, esa era su causa justa”.

También recordó el trabajo en conjunto realizado con teleSUR donde la entrevistó junto con su madre. Allí Cáceres pudo denunciar las persecuciones políticas que sufría. Córdoba las calificó de mujeres dignas, valientes y nobles.

El embajador de Estados Unidos en Honduras, James Nealon, también condenó el crimen y ofreció al Gobierno de ese país todos los recursos de su país para las investigaciones y poder llevar a los responsables ante la justicia.

“Condenamos enérgicamente el detestable crimen contra la líder indígena Berta Cáceres. Estados Unidos hacen un llamado por una pronta y exhaustiva investigación y que se aplique todo el peso de la ley a los que resulten responsables”, agregó.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, señaló en su cuenta de Twitter: “el asesinato de la líder indígena Berta Cáceres es un horrendo crimen y golpea los Derechos Humanos del pueblo. Que se esclarezca el crimen ya”.

La Unión Europea (UE) se sumó a las condenas. “Profunda consternación y tristeza por la muerte de Berta Cáceres. Exigimos una investigación profunda para lograr justicia”.

Las organizaciones de defensa del ambiente a escala internacional, como la colombiana Ambiente y Sociedad, también lamentaron el crimen: “Colombia y toda Latinoamérica lamenta asesinato de la activista ambiental Berta Cáceres”.

Crimen de Berta Cáceres llegó al tope de noticias más leídas en el mundo

La lamentable noticia del asesinato de Berta Cáceres puso a Honduras en los ojos del mundo y se posicionó como una de las más leídas a escala mundial.

Cientos de personas reconocieron la labor de la dirigente indígena e inundaron la plataforma de la red social de Twitter e, incluso, estuvo en la lista de los 10 temas de tendencia en el mundo.

Los usuarios expresaron su admiración por Cáceres y resaltaron su defensa por los recursos naturales de Honduras y su lucha contra las empresas transnacionales.

Paradójicamente el crimen de la activista medioambiental ocurrió en el Día Mundial de la Naturaleza.

Tomado de TeleSur

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *