Tegucigalpa. Con el objetivo de compartir experiencias del trabajo realizado en el campo, se reunieron los miembros de los Equipos de Salud Familiar (ESF) del Proyecto “Fortalecimiento del Sistema de Atención Primaria de Salud basado en el Modelo Nacional de Salud (PROAPS)”, que se implementa con el apoyo técnico y financiero de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

Los Equipos de Salud Familiar permanecen en las comunidades realizando intervenciones de prevención y promoción de salud, entre ellas, enseñar a las familias las medidas apropiadas para prevenir la enfermedad de ZIKA. El proyecto PROAPS ahora está desarrollando materiales educativos sobre ZIKA, los cuales serán distribuidos por cada ESF en sus comunidades.

Los 12 municipios piloto del Proyecto PROAPS de los departamentos de Lempira y El Paraíso, y otros municipios invitados de La Paz y Valle se reunieron para un “Intercambio de Experiencias”, donde los participantes evidenciaron grandes logros, y retos existentes en el proceso de la implementación de la Atención Primaria de Salud en el país.

“El acercamiento entre familia y personal de salud nos permite identificar muchas necesidades de los pacientes, de su entorno social y ambiental, el cual hemos logrado a través de la atención primaria de salud que brindamos en las comunidades”, expresó la Médico en Servicio Social (MSS) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Evelyn Quant.

Agregó que “Alauca es uno de los municipios pioneros en implementar la atención primaria de salud, hemos contado con el apoyo de expertos japoneses y voluntarios de JICA, con quienes hemos trabajado muy cerca”.
La Secretaría de Salud como contraparte del proyecto, junto con los expertos japoneses, ha desarrollado instrumentos y metodologías necesarias para implementar la atención primaria de salud en Honduras, ampliando de esta forma, la cobertura de los servicios a las poblaciones más postergadas.

El acercamiento propiciado entre los ESF permitió que se conocieran y estrecharan lazos de trabajo y amistad, a la vez, se generó una motivación para ejecutar las actividades en el campo con el acompañamiento de las comunidades y las autoridades locales.

Cabe destacar que para lograr mayores resultados, se han vinculado al proyecto varios voluntarios de JICA que actualmente están asignados en los municipios piloto; así como algunas becas a Japón, que vengan a fortalecer los conocimientos de las contrapartes y sus capacidades, especialmente en el tema materno infantil.

La expectativa es que a futuro la Secretaría de Salud, pueda replicar en otros departamentos del país, las buenas prácticas originadas y validadas a través de este proyecto, de tal manera que se beneficie la mayor cantidad posible de la población hondureña.

El compromiso más grande se tiene con aquellas comunidades en extrema pobreza, por las que se buscará dar sostenibilidad a las acciones emprendidas que han demostrado resultados positivos, ya que se ha comprobado que la estrategia de atención primaria de salud es efectiva al interior del país.

Para finalizar, la enfermera profesional Behula Carolina Aguilar, Técnico del Departamento de Servicios del Primer Nivel de Atención de la Secretaría de Salud, indicó que “El objetivo de los equipos de salud familiar es trabajar en la prevención y promoción de salud, identificar las diferentes necesidades y riesgos que puedan afectar el buen desarrollo de los miembros de la familia”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *