CIUDAD DE MEXICO— El narcotraficante Héctor “El Güero” Palma, uno de los fundadores del cártel de Sinaloa, volvió a suelo mexicano el miércoles luego de pasar casi una década en la cárcel de una condena por narcotráfico en Estados Unidos.

La embajada de Estados Unidos en México informó que agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas entregaron al capo a autoridades mexicanas.

Un funcionario federal mexicano informó a The Associated Press que autoridades estadounidenses entregaron a Palma a oficiales mexicanos en Matamoros, en la frontera con Brownsville, Texas.

El funcionario habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado a dar información pública del caso.

Dijo no saber si las autoridades mexicanas le fincarán nuevos cargos, con lo cual tendría que ir a alguna prisión. Si no le formulan una acusación, estaría en libertad de ir a donde quisiera.

Palma dejó la prisión en Estados Unidos el viernes y había quedado bajo custodia de autoridades migratorias de ese país mientras se procesaba su deportación.

En México, la procuradora general Arely Gómez dijo hace unos días que su oficina revisaba si había algún proceso penal pendiente contra Palma, aunque hasta ahora no ha informado nada.

Palma fue detenido en junio de 1995 en el oeste de México y luego extraditado a Estados Unidos, donde se declaró culpable y fue sentenciado a una pena de 16 años por transportar 50 kilos de cocaína.

La embajada de Estados Unidos en México había informado que Palma cumplió el 85% de su sentencia, por lo cual podría quedar libre si se consideraba que tuvo un buen comportamiento.

Expertos consideran que si es dejado en libertad, Palma podría volver al mundo del narcotráfico, aunque enfrentaría uno distinto al que vivió cuando ayudó a Joaquín “El Chapo” Guzmán a fundar el cártel de Sinaloa a principios de la década de 1990.

Alejandro Hope, experto en seguridad y analista mexicano, dijo que Palma podría intentar involucrarse en el mundo del narcotráfico de nuevo, aunque es difícil saber qué tan directamente, en parte porque habría perdido mucho de su dinero y conexiones desde que fue detenido tras estrellarse el avión en que viajaba.

Consideró que una vez libre podría también desaparecer de la vista pública, “como Caro Quintero”, en referencia al histórico líder del narcotráfico Rafael Caro Quintero.

Tras salir de prisión por un fallo judicial en 2014, Caro Quintero no ha sido visto de nuevo. La corte revocó la resolución y ahora es buscado de nuevo. El capo fue sentenciado por la tortura y asesinato en 1985 del agente antidrogas estadounidense Enrique Camarena.

Aunque fue arrestado en 1995, Palma no fue extraditado a Estados Unidos sino hasta 2007. En México pasó la mayor parte del tiempo bajo proceso y sólo cumplió una sentencia de dos años y medio por violación de la ley de armas antes de ser enviado al país vecino del norte.

“Hay una gran cantidad de personas en México, funcionarios, que están un poco confundidos porque sienten que si Estados Unidos quería a Palma, deberían haberlo mantenido en prisión por mucho tiempo… y luego lo dejan ir muy rápido”, dijo a la AP Michael Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA.

Vigil dijo que Palma podría representar un riesgo si es dejado en libertad.

“En mi opinión, basada en 13 años en México… la liberación de Palma se traduciría en más drogas para Estados Unidos y más violencia para México”, comentó el experto, para quien el capo sólo conoce el negocio del narcotráfico.

Tomado de elcaribe.com.do

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *