“La Ley de política limpia vigilará los recursos económicos y financieros de los partidos políticos, sus candidatos y candidatas, los movimientos internos de los partidos, las alianzas entre los partidos políticos y las candidaturas independientes”, señaló el comisionado de la Unidad de Política Limpia Javier Franco.

Indicó que, “ser un político que no apoya la transparencia y fiscalización presenta un riesgo potencialmente peligroso para la supervivencia de una candidatura, incapacita a una persona para hacer una campaña exitosa y significa un suicidio político”.

Señaló que los políticos deberán tomar conciencia de la responsabilidad que implica actuar conforme a la ley, pues a quien se le detecte indicios racionales de que se está pasando de los techos autorizados, será investigado y sancionado.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *