“Quedan en manos de ellos la depuración del censo, es decir ellos auditan cada uno de los archivos para verificar de que no ha habido ninguna modificación que no esté respaldada con los archivos correspondiente”, expresó el presidente del Tribunal Supremo Electoral David Matamoros.

Indicó que, “eso se les entrega con tiempo a cada partido, nosotros también hacemos nuestra auditoria para confirmar de que todo se ha hecho de manera correcta”.

El funcionario indicó que los dos problemas que continua teniendo el censo electoral es que no se puede eliminar a los hondureños que viven en Estados Unidos y tampoco se puede hacer mucho por los difuntos que no fueron inscritos ante el Registro Nacional de las Personas.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *