“En la ciudadanía hondureña hay una sensación de frustración por el estado de su economía, por su situación personal, si es una persona que tiene empleo o no tiene empleo, además es una población con profundos niveles de estrés, es muy intolerante y muy frustrada por muchos aspectos”, manifestó el analista político Miguel Cálix.

Destacó que la indefinición de la actuación del Tribunal Supremo Electoral que hasta la fecha no ha presentado resultado electoral y la desconfianza sobre su trabajo se agrega a esa incomodidad.

“Recordemos que una parte de la población económicamente activa del país, esté o no esté trabajando fue a votar, entonces en la medida que estos resultados no se den a conocer, esta población aumenta a su situación personal la frustración de la indefinición del proceso y posiblemente de la desconfianza en su resultado”, acotó Cálix.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *