Diversos sectores de la sociedad civil han indicado que la sustancial reducción de la tasa de homicidios en el país se ha debido -en gran medida- a los golpes fulminantes dados a las cúpulas de estructuras delincuenciales, maras y pandillas, y carteles del narcotráfico; la depuración y transformación de la Policía Nacional; y la mayor coordinación y complementariedad entre los distintos entes que conforman el sistema de seguridad y justicia.

La tasa de homicidios por cada cien mil habitantes se redujo de 59 a menos de 43 en periodo 2016-2017 y disminuyó a la mitad en los últimos 5 años, cuando se ubicó en más de 86 muertes violentas por cien mil habitantes al año.
Omar Rivera, coordinador de advocay en incidencia de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), señala que “el desmantelamiento de redes criminales, la profilaxis y reingeniería policial, y la articulación de los operadores de justicia han sido factores determinantes para disminuir el número de muertes violentas en Honduras”.
Del mismo modo, la feroz acción de represión del delito y la focalización de intervenciones en las comunidades “calientes”, el aumento de presupuesto a las fuerzas de orden público, la reforma y modernización del sistema penitenciario, y creación de cárceles de máxima seguridad que confino a los capos más peligrosos, dijo.
Sin embargo, Rivera advirtió que de frente a futuro se deben fortalecer las capacidades de investigación criminal del Estado e implementar programas integrales de prevención de la violencia; “si queremos continuar disminuyendo la tasa de homicidios debe fortalecerse a la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Dirección General de Medicina Forense, así como diseñar y ejecutar acciones de prevención destinadas a proteger a la niñez, jóvenes y mujeres” exteriorizó.
El dirigente de la sociedad civil expresó que es “histórico” haber bajado la tasa de homicidios a la mitad en los últimos 5 años, no obstante consideró que “tomando en consideración que el promedio mundial de homicidio intencionales es de 6.9 y la de las Américas se ubica en 15.4, esto nos muestra que aún tenemos 6 veces más muertes violentas que la media global y cerca de 3 veces más que lo que promedia el continente. Queda mucho por hacer”.
Según datos de la Secretaría de Seguridad, al 29 de diciembre de 2017, en Honduras se ejecutaron 3761 muertes violentas, 1366 menos que el año pasado a esta misma fecha; este año, el promedio de homicidios diarios es de 10.36, mientras que en el 2016 fue de 14.09 y en el 2015 fue de 14.11. Finalmente, datos oficiales indican que la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes es de 42.42, 16.37 menos que en el 2016, que estuvo ubicada en 58.79.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *