noviembre 24, 2020

El coordinador general del Gabinete de Gobierno en materia de Seguridad y Prevención, Luis Suazo, confió que Honduras sigue trabajando de manera específica para bajar los índices de homicidios por cada 100.000 habitantes.

Suazo solicitó a los miembros de la oposición que respeten el trabajo de los operadores de justicia, aunque no estén de acuerdo en lo que se realiza.

El funcionario indicó que en Honduras el trabajo en materia de seguridad no se puede descuidar ni un instante, remarcando que pese a los éxitos, igual se presentan inconvenientes que la misma oposición debe respetar, porque están en juego las vidas de miles de operadores de justicia.

Suazo le dijo a Luis Zelaya, presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, “que una situación que a él le daría prestigio, es poder reconocer algunas cosas que se han hecho, no por el presidente Hernández, sino por Honduras, sobre lo que se ha hecho y se ha logrado en materia de seguridad”.

Refirió que es de agradecer a las personas que todos los días arriesgan sus vidas en materia de seguridad y uno de los ejemplos es que se ha tenido que mover esta semana a tres familias (de operadores de justicia) que han recibido amenazas de muerte.

“Esas son cosas que se deben ver con respeto y le pediría (a Luis Zelaya) que respete el trabajo de los demás aunque no esté de acuerdo”, indicó el funcionario luego que el dirigente del partido de oposición se refiriera al problema suscitado con un contenedor de café en Italia.

La responsabilidad

Por otra parte, Suazo recordó que a partir de 2006 y hasta 2012 se descuidó la seguridad en el país y eso lo reflejan las estadísticas, incluso al grado que los homicidios subieron hasta en un 25% en un año.

Remarcó que los presidentes y las instituciones de seguridad tienen algunas responsabilidad en el momento que se descuida la seguridad de un país “y del presidente Hernández igual se puede decir que tiene responsabilidad en el momento que han bajado los índices de violencia con todo lo que se ha hecho”.

Recordó que en su momento el presidente Hernández desde el Congreso Nacional y Porfirio Lobo desde Presidencial, trabajaron en varios aspectos, empezando a cambiar la tendencia que se tenía y la toma de decisiones con la creación de institucionalidad nueva, cambio de procesos, inversión de recursos provenientes de la Tasa de Seguridad, entre otros factores.

Bajo esa premisa, indicó que si en su momento no se toman las decisiones importantes que permitieron los cambios, “Honduras pudo haber seguido creciendo en índices de violencia; Honduras hubiese perdido a la fecha más de 47.000 vidas”.

Salvar vidas vale

Destacó que solo salvar las 47.000 vidas vale la inversión hecha en materia de seguridad en los últimos años.

Sin embargo, hoy “en Honduras estamos en 39.90, casi la misma cifra de 12 años atrás, con el agravante que se perdieron 67.000 vidas y sin contar con los sacrificios que ha vivido el país, las inversiones que no se hicieron, las oportunidades que se perdieron y que se tratan de recuperar”.

Expresó que el precio en vidas para volver a las cifras que dejó el presidente Maduro es alto, y es de resaltar lo que se ha hecho en los últimos cinco años para bajar esos números.

Puso como ejemplo que en México en 2008 subieron a 24 homicidios por cada 100.000 habitantes, luego tomaron decisiones y bajaron a 17, pero al descuidar de nueva cuenta, volvieron a 28.

De eso se desprende que el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, ha decidido crear una Guardia Nacional, algo similar a la Policía Militar de Orden Público en Honduras y se puede tomar como que “la seguridad no se puede descuidar en ningún momento como siempre lo ha dicho el presidente Hernández”.

Remarcó que bajo el marco de los costos de seguridad, están factores como la pérdida de vidas de las personas, así como el impacto multiplicador que tiene que ver con el hecho de dejar de invertir en seguridad para hacerlo en otros rubros o sectores, creará una consecuencia positiva en la economía, pero del que no se podrá avanzar si no se tiene seguridad.

Un país en paz, un país que crece

De esa forma, indicó que el costo de la violencia es del 30 por ciento del Producto Interno Bruto, y por lo tanto se vuelve necesario volver a los índices de homicidios de los países más desarrollados, porque el PIB per cápita crece tres veces más de los países que viven en paz en relación a los que tienen altos índices de violencia y criminalidad.

De ese modo, Suazo confió que entre más violento es un país, más debe invertir en la reducción de violencia y nadie quiere invertir, generar empleo o ampliar sus operaciones en un lugar donde priman la violencia y las tasas de homicidios son muy altas.

“Se debe entender que no se puede descuidar la seguridad, porque si mejoramos un poco, igual se puede tener un repunte y por eso llega Operación Morazán II con ajustes, porque no estamos en posición satisfactoria, se van a redoblar esfuerzos y la estrategia es diferente”, dijo.

Una forma de recuperar la paz y la tranquilidad del pueblo se está viendo en zonas como Amarateca, Ciudad España y la Villeda Morales, con operaciones enfocadas y con objetivos específicos y reconociendo que “el presidente Hernández es uno de los responsables para que empecemos a recuperar la paz”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *