SAN PETERSBURGO.- Una residente de la ciudad rusa de San Petersburgo le debe la vida a su gato Priánik gracias a sus providenciales arañazos y maullidos. Anna, de 40 años, sufre de diabetes desde los 22 y pese a sus esfuerzos por mantener su salud bajo control, una noche tuvo un ataque de hipoglucemia, un shock insulínico, mientras dormía.

El felino sintió que algo iba mal y se lanzó a morder a su dueña, empujándola en la cara con las patitas en un intento de despertarla y llamar su atención. Primero la mujer lo empujó y no le hizo caso, pero Priánik estaba completamente decidido y cada vez más agresivo, hasta que empezó a maullar desesperadamente y hasta a arañarla.

Finalmente, Anna se despertó y solo en aquel momento se dio cuenta de la gravedad de su estado. Al medir enseguida su nivel de azúcar en la sangre, vio que estaba muy por debajo de la norma. Si su fiel guardián no la hubiera despertado, Anna podría haber entrado en coma diabético.

Según comentó al diario Komsomólskaya Pravda, una situación parecida se repitió dos veces más. “Priánik empezaba a maullar desesperadamente por la noche, pero ya entendía que tenía que levantarme urgentemente. Ahora el gato sigue todos mis pasos”, indicó.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *