Tegucigalpa. El jefe de la Región Metropolitana de la Salud de Francisco Morazán, Harry Bock, es del criterio que las clases presenciales pueden retornar con un estricto cumplimiento a los protocolos de bioseguridad.

 
La Secretaría de Educación informó que a partir del 1 de febrero comenzarán con pruebas piloto para determinar si es viable retornar a esta modalidad.
 
“Yo pienso que si todo se hace en base a los lineamientos, con un protocolo de bioseguridad, se puede realizar”, expresó.
 
La gran mayoría del año 2020 se desarrollaron las clases virtuales para evitar contagios de COVID-19 en el estudiantado, después de 10 meses de pandemia se trabaja para retornar a una relativa normalidad.
 
Expertos en materia de salud consideran que si se siguen las medidas de bioseguridad esto se puede llevar a cabo, siempre y cuando se haga por grupos para mantener el distanciamiento fisco.
 
“Podemos aperturar educación si mantenemos el distanciamiento físico, usamos la mascarilla de manera permanente y las escuelas tengan la cantidad de agua suficiente”, indicó.
 
“Yo pienso que podemos intentarlo siempre y cuando tengamos una responsabilidad compartida”, manifestó.
 
Este debe ser un compromiso de cada alumno, padres de familia, docentes y la Secretaría de Educación como rectora, cada sector debe cumplir bien su parte.
 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *