Concebida en una violación, hoy lucha por los no nacidos y las mujeres

1002403_6EziNEbd
Compartir

SANTIAGO, CHILE (ACI).- “Si realmente te importa una víctima de violación, deberías querer protegerla del violador y del aborto”, afirmó Rebecca Kiessling, una activista provida que fue concebida en una brutal violación.

La abogada estadounidense conversó con ACI Prensa durante su visita a Chile, en septiembre, invitada por la organización ISFEM (Investigación, Estudios y Formación sobre la Mujer).

Rebecca fue adoptada poco después de nacer. A los 18 años se enteró que había sido concebida en una brutal violación a punta de cuchillo perpetrada por un violador en serie.

El lamentable hecho ocurrió en 1969, cuando el aborto estaba penalizado en Estados Unidos. Según indica Rebecca, su madre no encontró centros de embarazo para ayudarla y la única solución que le ofrecían era el aborto ilegal.

“Acudió a dos (centros de) abortos ilegales y se arrepintió por miedo a su propia seguridad”, explicó.

Kiessling aseguró que si está viva fue porque la ley la protegió, ya que su madre era proaborto. Cuando la conoció, su mamá le dijo que se habría sometido a un aborto de haber sido legal.

“Seis años después cambió de opinión y ahora, décadas después, ambas estamos agradecidas de haber estado protegidas del horror del aborto”, dijo la abogada y fundadora de la organización provida SaveTheOne (Salvar El 1).

“Yo sé que no soy un ‘producto’ de una violación”, aclaró con firmeza Kiessling, y criticó “qué término tan deshumanizante llamar a alguien un ‘producto’”.

Los abortistas generalmente llaman a la gente como ella “el hijo del violador” y no “el hijo de una víctima de una violación”. “Intentan asociarme con el violador”, continuó Kiessling, “pero yo soy una hija de Dios y la hija de una víctima de una violación”.

“Soy la hija de mi madre. Él (padre biológico) ni siquiera sabe de mi existencia. Entonces, qué insulto para mi madre y para todas las otras mujeres que están criando a sus hijos a quienes aman, llamarlos así”, enfatizó.

La abogada también se dirigió a quienes argumentan que estar a favor del aborto es respaldar los derechos de las mujeres.

“Yo soy muy promujer, me encanta ser una mujer fuerte, defensora, abogada, me encanta luchar por los derechos de las mujeres, pero ¿qué tiene que ver asesinar bebés con ser promujer? De hecho, lo que dice es que eres demasiado débil, que no eres fuerte, que no puedes manejar tener un bebé”, cuestionó.

Destacó además que un principio básico del feminismo es la “no violencia”, por lo tanto, “usar tu poder como mujer para matar a otra persona es completamente antifeminista. Rechazo absolutamente esta noción”.

Kiessling también abogó por una correcta preocupación por las víctimas de violación que considere que “el aborto es más violencia y no les trae sanación”.

“Sabemos por estudios que en Estados Unidos las víctimas de violación tienen 4 veces más probabilidades de morir dentro del próximo año después del aborto”, además de tener una tasa de asesinato más alta.

Alertó que “los abusadores de niños, los violadores, los traficantes sexuales, aman el aborto y lo utilizan para seguir explotando a las víctimas de violación”, ya que “destruye las pruebas, los protege y les permite continuar perpetuando sus delitos”.

La víctimas de violación tienen una mayor tasa de suicidio, de sobredosis de drogas, violencia doméstica, depresión, etc. Entonces, “realmente no es compasivo para una víctima de violación que le ofrezcan un aborto y decir que más violencia la va a sanar”.

“Necesitamos castigar a los violadores y no a los bebés. Si realmente te importa una víctima de violación, deberías querer protegerla del violador y del aborto, y no del bebé, el bebé no es el enemigo temible”, concluyó Kiessling.

Para mayor información sobre Rebecca Kiessling y su fundación Salvar El 1 visite www.rebeccakiessling.com

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *