junio 2, 2020

Tegucigalpa, 29 de marzo. El presidente Juan Orlando Hernández anunció hoy en una cadena nacional de radio y televisión la extensión del toque de queda absoluto hasta el 12 de abril, así como una serie de disposiciones gubernamentales para aminorar y afrontar la propagación del coronavirus en Honduras.

El mandatario afirmó que los insumos médicos y los salarios del personal de salud serán entregados y pagados a tiempo, respectivamente, para que puedan realizar su trabajo en las mejores condiciones posibles.

A continuación, el mensaje del gobernante:

Pueblo hondureño:

Esta epidemia es algo muy serio que ha puesto de rodillas a todos los países del mundo; ni los más ricos y poderosos se han salvado de este virus.

Hace unas semanas atrás conformé un grupo multidisciplinario de especialistas para enfrentar esta pandemia, tanto del Gobierno como de personas fuera del Gobierno y expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Luego de consultar la opinión de expertos, todos coinciden en la necesidad de ampliar la cuarentena hasta el domingo 12 de abril. Además, en ser lo más estrictos posibles en la aplicación del toque de queda absoluto.

Quiero ser enfático que ellos recomiendan que las fuerzas del orden deben de ser firmes en que estas medidas sean aplicadas al pie de la letra.

También quiero dejar muy claro a toda la población: los efectos de esta pandemia apenas inician, lo que viene será mucho más difícil, y solamente podremos salvar a nuestros seres queridos, a nuestra gente, si cada uno de los hondureños seguimos y obedecemos las instrucciones al pie de la letra que da Salud Pública y las autoridades.

El remedio más efectivo que se ha encontrado contra esta pandemia es el distanciamiento social a través del aislamiento, quedándose en casa, saliendo solo para lo urgente.

Quiero ser claro, padre y madre de familia: en sus manos está la salud de sus seres queridos.

Jóvenes: en sus manos están las vidas de sus padres, abuelos, tíos, amigos.

Cada uno de nosotros puede hacer la diferencia.

Las noticias que llegan de lo que está sucediendo en Europa y ahora en Norteamérica son escalofriantes, así que tenemos que ser cada vez más disciplinados y ordenados.

Hay que quedarse en casa, seguir las medidas de bioseguridad, como lavarse las manos frecuentemente, y el uso de gel con alcohol, evitar tocarse la cara; se debe usar mascarilla en todo momento.

Ya está demostrado que los países que promovieron el uso masivo de mascarillas han reducido el nivel de contagio significativamente; mantener una distancia de metro y medio o dos metros entre las personas, sobre todo en las filas, son algunas medidas necesarias e indispensables que todos debemos seguir y que hacen una gran diferencia en el control de esta pandemia.

Es un tema de vida o muerte.

Estamos en tiempos difíciles, tiempos duros para toda la humanidad, y nosotros en nuestro país debemos dar muestras de unidad, generosidad y solidaridad.

La generosidad es una de nuestras armas para vencer esta enfermedad. Este es el momento en que vemos lo mejor de nuestro pueblo, hacia nuestros servidores públicos, médicos, enfermeras, policías, militares, Cruz Roja, bomberos, personal público que anda arriesgando sus vidas y las de los suyos por cuidarlo y protegerlo a usted.

A todas esas empresas y particulares que apoyan con un plato de comida, con un aplauso, con un ‘gracias’, hacen que nuestros héroes tengan los ánimos de enfrentar la lucha.

Por eso, quiero hacer un reconocimiento a todo el personal de salud que está de frente en esta crisis; nuestro apoyo y agradecimiento a médicos, enfermeras, microbiólogos, técnicos, y todo personal de apoyo que trabajan en nuestros hospitales para atender la salud de nuestro pueblo.

Para ustedes, mi agradecimiento y les pedimos que se mantengan firmes, que su país no olvidará nunca la labor que hacen, y tengan la confianza de que recibirán todo el apoyo que esté a nuestro alcance.

Hemos dado instrucciones para que se verifique que los insumos y materiales médicos les sean suministrados, y que sus salarios sean pagados en tiempo.

Hasta la fecha hemos entregado aproximadamente 2 millones 300 mil insumos de protección y seguiremos entregando estos insumos, incluyendo el gran aporte que ya hemos recibido por parte de la Asociación de Maquiladores, más de un millón de insumos, y estaremos recibiendo una segunda entrega de 500 mil mascarillas y 250 mil batas quirúrgicas.

Afortunadamente, ya contamos con una línea de producción de esos insumos en el país, entre las maquilas y la industria militar.

Esta semana estaremos recibiendo un importante donativo de pruebas que nos permitirán acelerar los procesos de diagnósticos y, por ende, de atención e investigación epidemiológica.

Asimismo, ya hemos contratado más de 2,600 personas entre médicos, enfermeras, técnicos de laboratorio, a través del Programa Código Verde en apoyo a los servicios de salud en los 18 departamentos del país.

Igualmente, extiendo mi agradecimiento a todo el personal de la Policía, Fuerzas Armadas, Guías de Familia, Copeco, bomberos, 911 y a todos los que están en primera línea luchando en esta crisis.

De igual manera, di instrucciones a la ministra de Salud para trabajar en conjunto con el Colegio Médico, y podemos confirmar que ya están en las mesas de trabajo con esta entidad, para que todas la capacidades profesionales y logísticas de los agremiados a ese colegio puedan servir para ganar esta guerra contra el coronavirus, iniciando con una capacitación intensiva para todo el personal contratado en el primer y segundo nivel de atención.

Quiero informar también que en esta emergencia las decisiones no las estamos tomando solos. Todo lo hacemos en consulta con la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, y escuchando las recomendaciones del grupo de expertos nacionales, en medicina, salud pública, epidemiología, entre otros.

Sé que muchos hondureños se han reunido para ayudar a la población y el Gobierno para enfrentar esta difícil situación; particularmente he tenido acceso a ver una aplicación virtual que tiene un soporte de especialistas en tecnología y medicina, que le permite a usted, ciudadano, o a usted que es parte del personal de salud, acceder a información importante y también interactuar para dar a conocer síntomas y tener una respuesta de cómo proceder.

Esto ayudará a salvar vidas.

En otro frente de esta guerra contra el coronavirus, estamos trabajando en gestionar más fondos con la banca multilateral y también construyendo acuerdos con el sector privado para que no se pierdan empleos.

Si bien a estas horas no tenemos conclusiones definitivas, hoy quiero pedir a los empresarios: por favor, pónganse la mano en la conciencia, sean solidarios con sus empleados, que buena parte de lo que han logrado se lo deben a ellos.

Igual quiero solicitar a los institutos de previsión y al Régimen de Aportaciones Privadas, y les recuerdo que la razón de ser de ustedes es proteger a los trabajadores, y la razón de ser del Estado hondureño es la persona humana.

Pongámonos de tarea que ya mañana iniciemos a salvar más de 400 mil empleos.

Ya contamos con mesas de trajo con el sector privado para diseñar juntos un plan de reconstrucción de la economía nacional, mismo que debe de estructurarse con la participación de diversos sectores de la sociedad. Es este el momento en el que el pueblo hondureño reclama y merece el desprendimiento y aporte de cada uno de nosotros.

Compatriotas, nada quisiera más que poder darles buenas noticias, pero es mi responsabilidad ser transparente y franco con ustedes. Como lo dije antes, lo peor está por venir. Tenemos que prepararnos para el peor escenario y la única manera de afrontarlo es estando unidos.

Hondureños, tengan la seguridad de que con dedicación y disciplina, y sobre todo con la guía y protección de Dios, saldremos adelante de esta emergencia.

Este es un tiempo para estar en casa, la palabra de Dios dice en Isaías 26:20:

‘Anda pueblo mío, entra en tus habitaciones, escóndete por un momento hasta que pase la ira’.

Unámonos todos en oración, pidamos a Dios su acompañamiento y misericordia en estos momentos difíciles, pongamos cada uno de nuestra parte quedándonos en casa.

Hermanos, somos un ejército de más de 9 millones de hondureños. Unidos bajo un mismo propósito, aunque físicamente tengamos que estar distanciados, con disciplina y solidaridad, haciendo cada quien su parte, vamos a ganar esta guerra contra el coronavirus.

¡Que Dios bendiga a Honduras!

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *