El Papa Francisco advirtió que el diablo “siempre insinúa sospechas para dividir y excluir” y explicó que la cerrazón dentro de la Iglesia es también fruto de la tentación del maligno.

Esa cerrazón lleva a hacer “de las comunidades cristianas lugares de separación y no de comunión. El Espíritu Santo no quiere cierres; quiere apertura, comunidades acogedoras donde haya sitio para todos”.

Así lo señaló durante su reflexión previa al rezo del Ángelus donde comentó al escena evangélica en que los discípulos prohíben a un hombre expulsar demonios en nombre de Jesús.

El Señor los reprendió y los invitó “a no obstaculizar a quien trabaja por el bien, porque contribuye a realizar el proyecto de Dios”. También les advirtió que “en lugar de dividir a las personas en buenos y malos, todos estamos llamados a vigilar nuestro corazón, para no sucumbir al mal y dar escándalo a los demás”.

“Los discípulos querían impedir una obra de bien solo porque quien la realizaba no pertenecía a su grupo. Piensan que tienen ‘la exclusiva sobre Jesús’ y que son los únicos autorizados a trabajar por el Reino de Dios”.

En eso consiste la tentación de la cerrazón: “Así terminan por sentirse predilectos y consideran a los otros como extraños, hasta convertirse en hostiles con ellos. Cada cerrazón, de hecho, hace tener a distancia a quien no piensa como nosotros”.

Por ello, “es necesario velar sobre la cerrazón también en la Iglesia”. El diablo “tienta con astucia, y puede suceder como a esos discípulos, ¡que llegan a excluir incluso a quien había expulsado al mismo diablo!”.

“A veces también nosotros, en vez de ser comunidad humilde y abierta, podemos dar la impresión de ser ‘los primeros de la clase’ y tener a los otros a distancia; en vez de tratar de caminar con todos, podemos exhibir nuestro ‘carné de creyentes’ para juzgar y excluir”.

El Papa animó a pedir “la gracia de superar la tentación de juzgar y de catalogar, y que Dios nos preserve de la mentalidad del ‘nido’, la de custodiarnos celosamente en el pequeño grupo de quien se considera bueno: el sacerdote con sus fieles, los trabajadores pastorales cerrados entre ellos para que nadie se infiltre, los movimientos y las asociaciones en el propio carisma particular, etcétera”.

El riesgo, concluyó el Papa Francisco, “es el de ser inflexibles hacia los otros e indulgentes hacia nosotros mismos”.

Related Posts

  1. Siento que el papa Francisco tiene toda la razon, en estos tiempos que estamos viviendo es importante estar al pendiente del enemigo. Y como creyentes mantenernos en constante oración y pendiente de lo que pasa en nuestro alrededor, nos ayudará abrir los ojos en este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *