El Paraíso.- La Policía Nacional a través de la Unidad Departamental de Prevención # 7 (UDEP-7) le dio detención a una fémina y a su pareja, por suponerlos responsables de los delitos de parricidio y homicidio en perjuicio de un menor de 2 años.

La detención se ejecutó en la aldea Agua Caliente del municipio de San Matías, por funcionarios policiales asignados a la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y la Dirección Nacional de Prevención y Seguridad Comunitaria (DNPSC).

Los detenidos se individualizaron de la siguiente manera:

La primera es una ama de casa de 19 años, originaria y residente en la colonia San Ángel, Ulloa del municipio del Distrito Central.

El Segundo es un labrador de 19 años, originario del lugar donde se le detuvo y residente en la colonia San Ángel, Ulloa del municipio del Distrito Central.

Según investigaciones, ambas personas son pareja, ella es la madre del pequeño, y el individuo es el padrastro del menor de dos años que perdió la vida.

Con base en relatos de testigos protegidos, ellos residen en la ciudad de Tegucigalpa y estaban por dicha aldea visitando a la madre del padrastro del occiso.

Las investigaciones de los funcionarios policiales, arrojaron que al parecer la madre y el padrastro maltrataban física y verbalmente al menor, y que horas antes al hecho, ella habría golpeado al infante, quien después de sufrir el maltrato se recostó en la cama; posterior a ello ña madre salió a hacer algunas diligencias y al volver al hogar lo encontró sin signos vitales.

A base de eso, se determinó la detención de ambos, quienes fueron remitidos a las autoridades competentes para continuar con el proceso legal correspondiente.

Related Posts

  1. Lenin Hernández says:

    Es clara la irresponsabilidad de estos, tomando en cuenta que se les puede denominar aun como menores de edad, faltos de una lógica amor y respeto por la vida, estos son individuos que quieren seguir en su vida alegre si nada ni nadie que los ate a un compromiso familiar, pero sobre todo la falta de conocimiento de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *