El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, expresó hoy su preocupación por la alta incidencia de muertes violentas de periodistas y comunicadores sociales que suman 42 desde el año 2003 a la fecha, y exhortó al gobierno a investigar los 38 casos que aún se encuentran en la impunidad.

Los primeros 4 meses del 2014, el ejercicio periodístico en Honduras, quedó marcado por la muerte violenta de un comunicador social en Tegucigalpa y la de un ejecutivo de ventas de un medio de comunicación radial en El Progreso, Yoro.

Además, el CONADEH registró casos de comunicadores sociales víctimas de persecución, amenazas y atentados.

En el marco de la celebración del Día del Periodista, el ombudsman hondureño declaró que en los últimos años el país ha sido escenario de una serie de hechos violentos en la cual más de 40 periodistas han perdido su vida, otros han tenido que salir del territorio para salvaguardar su vida.

Agregó que en los registros del CONADEH hay una serie de casos de periodistas y comunicadores sociales víctimas de agresión, así como, medios de comunicación que han sido objeto ataques lo cual eso constituye en un atentado a los derechos humanos.

Indicó que el ambiente de inseguridad prevaleciente, en forma lamentable, en toda Honduras, condiciona mucho esa actitud de irrespeto a los derechos humanos fundamentales de las personas y al derecho colectivo de la ciudadanía a estar plenamente informada, a conocer las opiniones de las otras personas y a formarse sus propias opiniones.

Señaló que esa condición de inseguridad que afecta a toda la ciudadanía, amenaza en forma más constante a quienes hacen uso de su libertad de expresión por los medios de comunicación.

Recordó que por eso hay numerosas recomendaciones que se han hecho por relatorías especiales para salvaguardar los derechos humanos de los periodistas y comunicadores sociales del país.

Herrera Cáceres comentó que el ente estatal que dirige está tratando de avanzar y de orientar a las entidades competentes del Gobierno para que profundicen más en la investigación y evitar que más casos queden en la impunidad.

Según el ombudsman hondureño, lo importante, en este momento, es investigar de cada uno de los casos y deducirles responsabilidades a sus autores.

Recordó que la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión señala como deber de los Estados prevenir e investigar el asesinato, secuestro, intimidación y las amenazas dirigidas a los comunicadores sociales.

Opinó que la violencia contra periodistas y medios de comunicación continúa siendo una amenaza muy grave para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y de información, particularmente contra quienes cubren problemas sociales, como el crimen organizado y la corrupción gubernamental.

42 periodistas y comunicadores sociales muertos violentamente desde el 2003

El informe establece que desde la muerte violenta del periodista German Rivas, en noviembre del 2003 hasta abril del 2014, cinco presidentes han gobernado el país, tiempo en el cual, el CONADEH registró la muerte violenta de 42 personas vinculadas con los medios de comunicación entre propietarios, periodistas y comunicadores sociales.

Sólo en el 2010 murieron en forma violenta 12 periodistas y comunicadores sociales, en el 2011 se reportó la muerte de 6, un año después, 9, en el 2013 murieron violentamente 6, y dos en lo que va del actual gobierno para totalizar 35, casos que en un 90 por ciento se encuentran en la impunidad.

De los seis registrados en el 2013, uno se desempeñaba como cronista deportivo en Olancho, otro como locutor de una estación radial en Choluteca, dos que prestaron sus servicios como camarógrafos en Tegucigalpa, uno director de programa de televisión en San Pedro Sula y un empresario de medios en El Paraíso.

En febrero del 2014, un locutor de radio y productor de televisión fue ejecutado a tiros por desconocidos cuando se aprestaba a ingresar a su vivienda. En abril, un ejecutivo de ventas de Radio Progreso identificado como Carlos Hilario Mejía murió violentamente luego de recibir heridas de arma cortopunzante.

Francisco Morazán y Cortés los de mayor peligro para el ejercicio del periodismo

De acuerdo al CONADEH, entre el 2003 y abril del 2014, 11 de los 18 departamentos del país se han convertido en sitios inseguros para el ejercicio del periodismo en Honduras
De esta radiografía de la inseguridad para la prensa hondureña, Francisco Morazán reporta la muerte violenta de 15 periodistas y comunicadores sociales; Cortés, 8; Atlántida, 4; Olancho, 3; El Paraíso, 3; Copán, 2; Colón, 2; Santa Bárbara, 1; Yoro, 2; Lempira, 1 y Choluteca con 1.

A nivel municipal, los 15 que murieron en Francisco Morazán, se registraron en el Municipio del Distrito Central; Cortés reportó ocho muertos, tres en San Pedro Sula, 3 en Villanueva, uno en Choloma y uno en Puerto Cortés.

Muerte violenta de 38 periodistas y comunicadores sociales en la impunidad

Hasta ahora los tribunales de sentencia hondureños declararon culpable a Joseph Cockborn Delgado por la muerte de “Georgino” Orellana; a Gabriel Armando Castellanos por el asesinato del periodista Aníbal Barrow.

También fue encontrado culpable en primera instancia Roger Mauricio García por ultimar al comunicador social Héctor Francisco Medina Polanco; además, se les probó su culpabilidad a Marvin Alonso Gómez y a los hermanos Osman Fernando y Edgar Francisco Osorio por el secuestro y asesinato del periodista Angel Alfredo Villatoro.

Pide garantizar la seguridad e integridad de los periodistas

Al conmemorarse el Día del Periodista, el defensor de los derechos humanos exhortó al pueblo hondureño a exigir seguridad, protección y ser solidario con los miembros del gremio de periodistas y los medios ya que, en la actualidad, ejercen la libertad de pensamiento y de expresión, en condiciones de alto riesgo.

Así lo permiten afirmar, dijo Herrera Cáceres, los 42 periodistas y comunicadores muertos en Honduras, las casi un centenar de víctimas de amenazas a muerte, los casos de persecución, los atentados y los secuestros de los que han sido víctimas algunos de ellos.

Indicó que para el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos la, libertad de expresión es piedra angular de la democracia, porque favorece el debate público, la participación ciudadana y el control del poder político.

En su criterio cuando se restringe la libertad de expresión o la libertad de prensa no solamente se afecta el derecho humano individual para expresarse sino que también se lesiona el derecho colectivo de la ciudadanía a recibir información e ideas por parte de los medios de comunicación.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *