La muerte le llegó por la noche y de manera nefasta a un joven que por asfixia y golpes murió y después fue abandonado dentro de en un costal rojo, en la entrada a la colonia Brisas de Olancho.

Como la mayoría de los hechos con características similares, la identidad de la victima también se desconoce, se le calcula una edad de entre 15 a 20 años, vestía una camiseta y calzoneta de color azul y calcetas blancas.

Al cuello tenia atado un tubo de metal, con el que se presume le propinaron los golpes que colaboraron a su muerte violenta en un sector de la capital hondureña.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *