Tegucigalpa – La homilía dominical celebrada en la Catedral Metropolitana de Tegucigalpa, el padre Carlos Rubio, pidió a los feligreses hondureños anteponer la humildad y no abrirse camino a expensas de los demás.

“En la vida social especialmente hoy en día domina el arribismo, la competitividad que a menudo supera todos los limites y se convierte en agresividad y violencia”.

Lamentó que “los hondureños se están abriendo camino en el trabajo, en la carrera, en la política, pero no tienen a Dios como eje primordial para cumplir con sus metas”.

¿Cómo sería una comunidad en la cual dominara la lógica evangélica?, preguntó acto seguido dijo “a caso sería una comunidad de resignados, denunciadores, indolentes, sin ningún impulso vital”.

Agregó que “no al contrario cada uno seria impulsado a comerciar su talento de inteligencia, de palabra y de inventiva”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *