Tegucigalpa.- Los conductores del transporte “Rapidito” de la capital de Honduras paralizaron sus unidades de trabajo la mañana de este miércoles en las afueras de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Los autobuses no tienen un permiso de operación extendido por la Dirección General de Transporte (DGT) por lo que se les conoce como “brujos” y cubren diferentes rutas en la capital hondureña.

Los manifestantes aseguran tener años de estar solicitando un permiso de operación, pero la negligencia de las mismas autoridades no ha permitido la obtención del mismo.

Uno de los representantes de los protestantes dijo que tienen años de estar transportando estudiantes desde diferentes puntos de la capital y “ahora nos decomisan las unidades y tenemos que pagar una multa de mil lempiras”, lamentó.

Por: Edwin Ordóñez

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *