El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, condenó hoy los hechos violentos registrados en escuelas e iglesias del país que desde el año anterior han dejado como saldo personas muertas y heridas, en circunstancias aún no esclarecidas.

Ante la ola de hechos violentos que ponen en riesgo la vida y la integridad de las personas, el ombudsman hondureño exhortó a las autoridades hondureñas a investigar estos casos y poner a la orden de los tribunales a los responsables para que sean castigados con todo el peso de la ley.

Herrera Cáceres explicó que el derecho a la vida es tan fundamental porque cuando a una persona se le priva de ella ya no tiene sentido hablar del resto de sus derechos.

Lamentó que a la larga lista de periodistas, abogados, policías, taxistas, conductores de buses, guardias de seguridad, muertos en circunstancias violentas, ahora también se sumen los maestros.

“Tenemos que cuidar a nuestros alumnos, a nuestros maestros, porque la educación es el derecho humano que habilita para gozar de los demás derechos”, puntualizó.

El funcionario hizo un llamado a los miembros del gremio magisterial que sientan que está en riesgo su integridad física y su vida a que acudan a las oficinas del CONADEH a nivel nacional a interponer la denuncia.

Reconoció que la violencia continúa pese a los esfuerzos cada vez más crecientes que realizan las fuerzas encargadas del orden y de la seguridad en el país.

“Siguen las muertes, atentados contra personas, incendios de buses, trata de personas y siguen aumentando las diferentes expresiones de la delincuencia organizada y no organizada”, declaró.

Indicó que todos esos casos les están dando seguimiento y que, por ello, exhorta a las autoridades policiales, a la Corte Suprema de Justicia y al Ministerio Público a evitar que estos hechos violentos contra la vida queden en la impunidad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *