Se definió al último clasificado para los cuartos de final en el Mundial Brasil 2014. Bélgica superó en tiempo de prórroga a Estados Unidos por 2-1. El encuentro entre europeos y norteamericanos dio un gran espectáculo en la Arena Fonte Nova de Salvador.

En la primera mitad Divock Origi y Axel Witsel fueron los más movedizos en el ataque belga. El jugador del Lille francés estuvo apunto de marcar, pero Tim Howard se convertía en estrella apenas al minuto de juego. Posteriormente, Estados Unidos se asentó mejor en el campo y Dempsey casi le daba una alegría a su equipo pero Courtois respondía.

En el complemento se vio una arremetida homogénea de parte de Bélgia que no dejaba respirar a los norteamericanos. Muchas situaciones de gol para los europeos se vieron afectadas por las soberbias intervenciones de Howard. El arquero ya era figura. El fin del tiempo regular llegaba y el 0-0 acompañaba al vestuario a ambas escuadras.

A los 2 minutos del inicio en la prórroga, la habilidosa entrada de Lukaku por la derecha desbarató la defensa de Estados Unidos. Aunque el atacante no convirtió, fue fundamental para que Kevin De Bruyne realizara una jugada fantástica y entre tres jugadores pudiera darle el primer grito de felicidad a todo su país.

Desde ese momento, Bélgica aparecía por todos los lados de la cancha augurando un nuevo tanto y así sucedió a los 105’. Lukaku nuevamente en una contra, puso el gol para determinar el 2-0 a su favor. Las palmas de las tribunas eran hacia él y para el técnico Wilmots, quien lo hizo ingresar a poco del final del segundo tiempo regular.

A pesar de la victoria contundente para los europeos, Estados Unidos se mostró más unido que nunca y batalló hasta que consiguió el descuento a través de Julian Green, que de una volea descontaba el marcador. Sin embargo, todo quedaba ahí, el 2-1 se mantuvo y Bélgica celebra.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *