El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert, presentó el documento “Honduras, la peligrosa ruta del endeudamiento. Diagnóstico de las finanzas públicas 2010-2013 y perspectivas para 2014”.

El Icefi mostró que el escaso dinamismo de los ingresos y el fuerte aumento del gasto público aceleraron el crecimiento del déficit fiscal, pasando del 4.6% del PIB en 2010 al 7.9% del PIB en 2013. Este crecimiento acelerado del déficit fiscal se ha cubierto con un incremento, también rápido, del endeudamiento público: en 2013 el saldo de la deuda pública alcanzó el 43% del PIB (US$ 8,006 millones), prácticamente duplicando el 22% del PIB (US$ 2,981 millones) registrado en 2008. Se prevé que en 2014 el saldo de la deuda pública alcanzará el 50% del PIB.

El incremento acelerado de la deuda pública es una carga pesada: en 2014 el servicio de la deuda pública absorbe el 27% del gasto total presupuestado, excediendo los demás rubros de gasto, y duplica el presupuesto destinado a los servicios públicos de salud.

El instituto advirtió que de no cambiar este panorama fiscal, en el mediano plazo Honduras no podrá reducir el saldo de su deuda pública y seguramente será fiscalmente insostenible.

Según el Icefi la carga de la reforma tributaria recae sobre los sectores con ingresos medios y bajos (la mayoría de la población), mientras mantiene privilegios fiscales para sectores de ingresos altos.

A criterio del Instituto, esta política es contraria a los principios de equidad tributaria y acentúa la exclusión social. Pese a ello la proyección oficial del déficit fiscal para 2014 es de 5.2% del PIB lo que demuestra que la reforma tributaria, de la cual se espera recibir en ingresos adicionales equivalentes a 2.7% del PIB, no es suficiente para cubrir los crecientes gastos del gobierno central. Si a esto agregamos que la estimación del FMI del déficit del gobierno central es 6.8% la situación obviamente es más delicada.

Para superar esta crisis fiscal, el Icefi recomendó:

– Retomar el informe de la comisión que revisó las exoneraciones fiscales en 2013, entregado al Congreso Nacional. Se deben eliminar las exoneraciones injustificadas.
– Nombrar una comisión conformada Gobierno – sociedad civil para que analice la sostenibilidad de la deuda pública y recomiende acciones de corto plazo para su reestructuración (principalmente la deuda interna).

– Cumplimiento estricto de las medidas de control del gasto establecidas en el presupuesto de 2014. Prohibir gastos sin asignación presupuestaria y cumplir con la meta programada para el déficit fiscal.

– Establecer mecanismos que fortalezcan la transparencia fiscal.

– Fortalecer la institucionalidad de supervisión de los contratos de las alianzas público-privadas para que estos se cumplan y no representen cargas adicionales al Estado. En caso de ser necesario, proceder a su revisión y renegociación.

– Los organismos contralores del Estado deben ejercer eficazmente sus funciones en el área fiscal.
– Promover un pacto fiscal para los próximos años, con una visión integral de las finanzas públicas, incluyente que garantice la participación de todos los sectores en igualdad de condiciones en la búsqueda de soluciones.
– Analizar y discutir las recomendaciones del Grupo Promotor del Dialogo Fiscal que, conformado por ex funcionarios de diferentes gobiernos, ha formulado propuestas para resolver la crisis fiscal de Honduras.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *