La estrella de Hollywood Robin Williams, de 63 años, fue encontrado muerto en su casa de la localidad de Tiburón, en el norte de California.

Las autoridades indicaron que los primeros indicios señalan que se trató de un suicidio.

Su publicista explicó que el actor había estado batallando en tiempos recientes contra una “depresión severa”.

El departamento forense de la oficina del alguacil del condado de Marin, donde Williams tenía su casa, indicó que la muerte pudo ser causada por asfixia.

Williams ganó el Oscar como mejor actor de reparto en 1998 por su actuación en la película “Good Will Hunting”.

Según explica desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, las autoridades informaron que los servicios de emergencia recibieron en la mañana de este lunes una llamada para acudir a la residencia del intérprete en la localidad de Tiburón.

Cuando llegaron a la vivienda sobre las 12:00 hora local (19:00 GMT) no pudieron hacer nada por salvar la vida de Williams, quien fue declarado muerto en el lugar.

Al parecer, el actor fue visto por última vez con vida en la casa en la que falleció y en la que vivía con su esposa a las 22:00 hora local del domingo (05:00 GMT del lunes).

Según la prensa local, Williams había ingresado en julio a un centro de rehabilitación. En el pasado, el actor había sido franco al discutir en público sus problemas de adicción a las drogas y el alcohol.

Un hombre que dejó huella

La mujer de Williams, Susan Schneider, publicó un breve comunicado en el que pidió que se respete la privacidad de la familia.

“Esta mañana perdí a mi esposo y a mi mejor amigo, al tiempo que el mundo perdió a uno de sus artistas más queridos y a un ser humano maravilloso”, señaló Schneider en la nota.

“En nombre de la familia de Robin pedimos privacidad en un momento de un profundo dolor. Mientras se le recuerda, esperamos que el foco no esté en la muerte de Robin, sino en los incontables momentos de alegría y risa que dio a millones de personas”, concluye el comunicado.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama dio sus condolencias a la familia: “Williams llegó a nuestras vidas como un alienígena, pero terminó tocando cada elemento del espíritu humano”.

“Nos hizo reír, nos hizo llorar. Entregó su inconmensurable talento libre y generosamente a quienes más lo necesitaban: desde nuestros soldados estacionados en el extranjero hasta los marginados en nuestras propias calles”, agregó el mandatario.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *