Los colegios electorales de Brasil abrieron este domingo para los comicios presidenciales, legislativos y regionales, para los que son esperados 142,8 millones de votantes.

Además de un nuevo presidente, los brasileños convocados a las urnas elegirán a los gobernadores de los 27 estados del país, dos tercios del Senado y los 513 diputados federales, así como renovarán las cámaras regionales.

Las 450.000 centros de votación instalados en el país abrieron a las 8 (11 GMT) y funcionarán hasta las 17 (20 GMT) aunque, por los diversos usos horarios que existen en el extenso territorio brasileño, en los estados del noroeste cerrarán dos horas después.

A partir de ese momento podrán ser divulgados sondeos a pie de urna y también, una vez que cierren las mesas en todo el país, el Tribunal Superior Electoral tiene previsto comenzar a difundir sus primeros boletines con resultados oficiales.

Las elecciones se celebrarán con la seguridad reforzada de forma especial en Río de Janeiro, en prevención de incidentes con bandas de narcotraficantes que operan en las favelas, así como en Sao Luiz y Florianópolis, capitales de Maranhao y Santa Catarina, respectivamente, en las que en las últimos días hubo atentados contra el transporte público.

En ambos casos, las autoridades atribuyeron los ataques a cómplices de bandas de presos que controlan el tráfico de drogas en los penales y reaccionaron frente a medidas adoptadas para intentar reducir el poder que mantienen tras los muros de las prisiones.

Según las últimas encuestas, difundidas este sábado, Dilma Rousseff ganará estas elecciones con una votación en torno al 40 por ciento, en tanto que el socialdemócrata Aécio Neves y la ecologista Marina Silva, que tienen un respaldo cercano al 24 por ciento, disputarán voto a voto el segundo lugar.

Si se confirma que ninguno de los candidatos supera el 50 por ciento, será necesaria una segunda vuelta, que se celebrará el próximo día 26.

Tal como habían anunciado las agendas difundidas por los principales aspirantes a la Presidencia, Rousseff fue la primera en acudir a las urnas. La mandataria votó a primera hora en la ciudad de Porto Alegre, en el sur del país.

El socialdemócrata Aécio Neves, a quien las encuestas de opinión han convertido a último momento en favorito para una posible segunda vuelta frente a Rousseff, votará a las 10 horas (13 GMT) en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais.

La ecologista Marina Silva, tercera en discordia, lo hará en un colegio de la ciudad de Río Branco, en el estado amazónico de Acre, en el noroeste del país.

Tomado de Infobae

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *