El presidente chavista anunció la medida como un mecanismo de “control para impedir interferencias de Estados Unidos” y ordenó revisar y reducir el personal diplomático de Washington en Caracas.

El mandatario Nicolás Maduro hizo el anuncio en un discurso durante un acto con simpatizantes chavistas: “Para proteger a nuestro país he decidido implantar un sistema de visado obligatorio para todo estadounidense que ingresa a Venezuela”.

Advirtió que “se hará una lista de personeros del Gobierno de Estados Unidos que no podrán ingresar a territorio venezolano por su vinculación con actos terroristas en Siria, Irak y Vietnam”. Y puso como ejemplo que el ex mandatario George W. Bush, el ex vicepresidente Dick Cheney y los congresistas republicanos Bob Melendes y Marco Rubio ya están en la lista negra.

No obstante, afirmó que siempre será bienvenido el estadounidense “que quiera venir de turista, a actividades culturales, académicas o deportivas”. Y agregó: “El que desee jugar béisbol en nuestra liga, o básquet, siempre tendrá su visa”.

También ordenó a la cancillería venezolana revisar, conforme a la convención de Viena, el número de diplomáticos estadounidense destacados en Caracas. “Los estadounidenses tienen 100 funcionarios, nosotros tenemos 17 (en Washington). ¡Términos de igualdad entre los estados”, proclamó Maduro ante la multitud reunida en torno del palacio presidencial de Miraflores al cumplirse 26 años del levantamiento popular conocido como el “Caracazo”.

Por último, añadió que toda reunión que celebren los diplomáticos estadounidenses en Venezuela deberá ser conocida y autorizada previamente por el gobierno local.

Maduro explicó que tomó la decisión de exigir visado tras la captura de un piloto estadounidense de origen latinoamericano en el estado de Táchira, sospechado de realizar actividades “encubiertas” de espionaje.

Desde la llegada al poder, en 1999, de Hugo Chávez, un ferviente crítico de la “política imperialista” estadounidense, Washington y Caracas han sostenido distintos roces diplomáticos que desembocaron en el retiro de embajadores desde 2010 y luego la expulsión de varios diplomáticos estadounidenses, los tres últimos en octubre de 2013, ya bajo gobierno de Nicolás Maduro.

En diciembre, Estados Unidos impuso sanciones, incluyendo restricciones de visas y en algunos casos congelamiento de bienes, a funcionarios venezolanos involucrados, según afirmó, en casos de violaciones de derechos humanos y corrupción.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *