“Este es un país de leyes y hay que aplicar el orden en las cárceles”, dijo este jueves el Presidente Juan Orlando Hernández en relación a los incidentes suscitados ayer en los centros penales de San Pedro Sula y Tegucigalpa en protesta por trasladar al reclusorio de Támara, Francisco Morazán, a 53 líderes de bandas criminales que operan en el país.

“No podemos seguir con cárceles que en vez de que la gente enmiende su conducta, de allí salen la mayoría más especialistas en cometer crímenes, desde allí se ordenan ejecutorias de vidas de personas, extorsiones y ayer que queríamos hacer esa desmovilización, vienen y dicen no y reciben a puro plomo a la autoridad”, cuestionó el Mandatario.

El titular del Ejecutivo insistió que lo único que le queda al Estado es aplicar la ley, porque este es un país de orden. “Nadie quiere que se pierdan vidas, pero qué les puedo pedir yo a los miembros de la Policía Militar que cuando fueron a esa misión los recibieron con plomo”, se preguntó, para seguidamente señalar: “Yo no les puedo decir que se pongan con los brazos cruzados, tienen que poner orden”.

El Presidente Hernández anunció que de ahora en adelante las cárceles de Honduras tienen que servir para que “aquel que ya no tiene compostura, esté allí guardadito y que no le haga daño a nadie, porque es para cuidar al resto de los hondureños y aquel que cometió un delito de no muy alto impacto le vamos a ponerle un taller, una piocha y una pala para que trabaje y se recupere y vuelva a ser productivo en la sociedad”.

Insistió que se necesita separar a estos dos grupos de personas, pues –considera- que hay varios donde ellos deciden que van a hacer, allí abusan también de los otros reos y eso no puede seguir.

“Parte de recuperar la paz y la tranquilidad de Honduras está en recuperar de parte del Estado la autoridad en cada uno de los centros penales”, acotó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *