Tegucigalpa.- Un niño de apenas cuatro meses murió calcinado la noche de ayer domingo tras que se incendiara la vivienda donde se encontraba junto a un hermanito quien logro escapara del siniestro.

El lamentable hecho se suscito en el municipio de Pespire, zona sur del país, informaron la mañana de este lunes fuentes oficiales del Cuerpo de Bomberos de Honduras.

El niño fue identificado por sus familiares como Javier Álvarez quien resultó quemado en la conflagración donde su hermanito si logró salvarse del incendio que ocurrió en la colonia Gracias a Dios de Pespire, Choluteca, mientras su madre, Emperatriz Álvarez, había salido y los había dejado solos.

El mayor Raúl Enrique Hernández, oficial de servicio del Cuerpo de Bomberos de San Lorenzo, Valle, relató que recibieron una comunicación vía radio a las 9:30 de la noche indicándoles que se desplazarán a Pespire para atender el incendio.

Señaló que cuando llegaron al lugar, ya los vecinos habían rescatado el cuerpecito del bebé que ya había fallecido y se procedió a hacer el trabajo de control y extinción del siniestro.

Detalló que la vivienda era de construcción de ladrillo, con armazón de madera y techo de zinc y se investiga el origen de la conflagración es investigado por la Oficina Técnica de Prevención y Seguridad Contra Incendios,

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *