diciembre 4, 2020

Tegucigalpa – Transportistas del denominado servicio de rapiditos mantienen tomado el centro de la capital hondureña, exactamente en los alrededores de la sede del Congreso Nacional, donde los diputados se aprestan a aprobar en tercer y último debate las reformas a la Ley de Transporte.

Los transportistas de los rapiditos protestan porque no se les quiere incluir dentro de la ley, lo que los dejaría como ilegales exponiéndose a las drásticas sanciones pecuniarias que contempla la propuesta de normativa jurídica.

El dirigente de los rapiditos, Pompilio Coello, culpó al actual director general del Transporte, Blas Ramos, de orquestar una campaña en contra de ese sector, ya que el funcionario tiene sus propios intereses en el asunto.

“Estoy luchando por los microbuses porque nosotros a raíz del problema que tuvimos con el cobro del impuesto de guerra en los puntos de taxis, nos convertimos en rapiditos; tenemos derecho a seguir trabajando, pero esa ley que ha presentado Blas Ramos ahí, lleva un beneficio específico para él y sus asociados”, cuestionó.

Coello aseguró que tienen entre 10 y 15 años de estar cubriendo las rutas donde los usuarios los prefieren al tiempo que preguntó que “el presidente Porfirio Lobo, habla del humanismo cristiano, pero ¿dónde está ese humanismo cristiano, si tiene un verdadero Nerón en la Dirección General de Transporte?, ¿no se da cuenta de todo el desorden que tiene montado ese muchacho ahí?”.

Por su parte, el titular de la Dirección General de Transporte (DGT) Blas Ramos dijo este jueves que las protestas de los transportistas obedecen al desconocimiento de la nueva ley, ya que un artículo estipula la legalización de autobuses.
Explicó que “este problema obedece al desconocimiento de los transportistas ya que la ley contiene un artículo que habla de ellos de los operadores ilegales y que claramente indica que desde el momento que surge la necesidad de una nueva ruta, la ciudadanía tiene el derecho y la necesidad de legalizar dicha ruta, lo pueden hacer presentando el censo que se realizó y se presentó a la Dirección de Transporte”.
Agregó que hace un par de días los operadores ilegales presentaron un censo de las rutas, cuántos son y quiénes son, por lo que el articulo establecido en la ley concederá otorgar nuevas concesiones y se priorizara en base al censo entregado.
Ramos recordó que la Ley de Transporte fue socializada durante tres meses con los representantes del rubro.
Aseguró que la nueva legislación también le quita poderes “absolutos” al titular de la DGT.
“Ahora el titular de la Dirección General de Transporte no podrá inventar categorías de servicio de transporte o trabajar a su libre albedrio como lo estipula la presente ley”, argumentó.
También dijo que esta nueva ley ya establece las sanciones que se impondrán a las personas que operen ilegalmente.

La sesión de este jueves del Congreso Nacional, está programada para las 9:00 de la mañana, mientras en los alrededores de la sede del Legislativo, se vive un verdadero caos vial, debido a la toma de los rapiditos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *