Tegucigalpa.- La representante del Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR), Araceli Romero, lamentó hoy que todavía existan dificultades para una reinserción laboral de las personas que regresan al país en calidad de deportados.

“Sabemos que la migración es algo que no se puede ocultar, tampoco detener y la población hondureña continua emigrando al país del norte, pero ellos manifiestan que se van por una falta de oportunidad de empleo”, señaló Romero.

La representante de CAMAR, manifestó que la migración y el envió de las remesas no son la solución a los hogares, porque trae consecuencias como la desintegración familiar, la prostitución involuntaria en la ruta por llegar al gran país del norte.

Aseguró que “las oportunidades de empleo en Honduras son difíciles, pero no imposible, pero los hondureños tienen eso de decir me voy para Estados Unidos”.

“Los catrachos solo piensan que haya voy a tener una oportunidad de empleo para ayudarle a mi familia, quien les garantiza que las puertas van estar abiertas para que ellos puedan ingresar a un empleo digno y justo”, explicó.

La funcionaria sostuvo que como centro de atención al migrante en coordinación de Migración y Extranjería hacen la labor de sensibilización sobre los peligros de un viaje indocumentado, que ya no solo son secuestros, si no muertes como la tragedia que ocurrió en México del tren la bestia, pero que a la población ni esto la detiene de emprender el viaje del sueño americano.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *