Tegucigalpa. El Tribunal Superior de Cuentas (TSC) notificó dos informes que concluyen en la notificación de responsabilidades penales, civiles y administrativas por una serie de irregularidades encontradas en la Municipalidad de Marcala, departamento de La Paz.

El ente contralor del Estado concluyó una auditoría financiera y de cumplimiento legal a esta alcaldía, correspondiente al período comprendido del 01 de enero al 31 de diciembre de 2014, producto del cual emitió dos informes, uno de ellos con No. 014-2015-DAM-CFTM-AM-B.

“Se remite el informe que contiene hechos con indicios que podrían ser considerados como responsabilidad penal y cuyas características deben ser evaluadas por la fiscalía para proceder con las acciones conforme lo considere el Ministerio Público”, cita un oficio del TSC, dirigido al fiscal general, Oscar Fernando Chinchilla.

El expediente que contiene la auditoría se remitió al MP por encontrar indicios de la comisión de delitos que habrían incurrido funcionarios y empleados de ese término municipal y por ser el ente que le compete ejercer la acción penal ante los tribunales de justicia.

La auditoría, realizada por la Dirección de Municipalidades del TSC, comprobó que la Municipalidad suscribió un contrato de arrendamiento de un terreno propiedad de un empleado de la comuna para desarrollar un proyecto de Terminal de Buses de la Sierra, que está inconcluso y en abandono.

En este hecho se concluyó la existencia de responsabilidad penal y civil, por la suma de 358,205.36 lempiras; según el TSC, en la transacción hubo dolo y negligencia.

Las otras irregularidades de tipo penal detectadas refieren al incumplimiento de cláusulas del contrato suscrito para la concesión del mercado San Miguel y la contratación de personal con parentesco cercano con miembros de la corporación municipal.

Regalías
Otras responsabilidades de tipo civil, como el pago indebido de bonificación a ocho miembros de la corporación municipal, administrador y secretario municipal, serán notificadas con el fin de reparar el perjuicio económico ocasionado a la comuna.

La auditoría constató que la Municipalidad erogó 118,015.04 lempiras en la compra de seis computadoras laptop y cuatro televisores plasma, para ser obsequiados al exalcalde, exvicealcalde, seis exregidores, al exadministrador y exsecretario, como un reconocimiento por los servicios prestados a la comunidad.

Otros hechos refieren a no retención del impuesto sobre la renta, pago no justificado por compra de textos que no fueron utilizados, irregular compra de mobiliario y equipo, cálculo incorrecto de vacaciones y décimo cuarto mes de salario pagadas a empleados municipales.

Además, el TSC notificará responsabilidades administrativas que implicará la imposición de multas entre 5,000 hasta el millón de lempiras.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *