Las últimas semanas en Honduras se han ejecutado una serie de masacres que evidencian la vulnerabilidad de la población en el tema de seguridad.

Sobre esta situación la Rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos opinó en foro televisivo que “la Policía Nacional está obligada a capturar a los autores de estas masacres y si no lo hace evidenciaría que están a merced de estos grupos y el Estado no tiene presencia efectiva”.

La funcionaria indicó que “la DIECP no despide y el Ministerio Público dice que lo que le manda la DIECP no le sirve para acusar y la Policía dice lo mismo, pero el director de la Policía si puede despedir, si la DIECP documentara esos casos fuera distinto. La Policía le tiene miedo a las bandas internas y por eso no actúan”.

Según su criterio el problema “tiene que ver con dos situaciones que vienen de más de una década, el fortalecimiento de las maras con más poder y por otro lado el Estado en un proceso de debilitamiento, de cooptación y de corruptela. Estas bandas se fortalecieron tanto porque el Estado y la Policía Nacional lo permitieron, hasta miembros de la Policía participaron allí. El día de hoy esos grupos de poder tienen un poder desafiante”.

Muertes

La Rectora informó que “el número de masacres en el 2014 de enero a noviembre fueron 90 eventos con 331 víctimas y este año de enero a noviembre hay 95 eventos con 352 víctimas”.

Por otra parte dijo que “si la Policía Nacional no resuelve estas masacres, efectivamente no tenemos Policía”. Añadió “estuvimos en una reunión con el Secretario de Seguridad y salí de esa reunión con la sensación de que avances en depuración policial no hay, la autoridad no quiere asumir esa responsabilidad. No quieren tomar decisiones, les gustan los cargos pero no los riesgos de esos cargos. Me siento burlada de las autoridades responsables de la depuración de la Policía”.

“Uno puede ver la voluntad en el Ministro de Seguridad de hacer las acciones pero creemos que la Policía puede iniciar acciones internas para comenzar procesos de documentación. Hay que revisas las leyes para que las autoridades tomen decisiones” expuso.

“El fondo del problema tiene que ver con dos situaciones que vienen de más de una década, el fortalecimiento de las maras con más poder y por otro lado el Estado en un proceso de debilitamiento, de cooptación y de corruptela. Estas bandas se fortalecieron tanto porque el Estado y la Policía Nacional lo permitieron, hasta miembros de la Policía participaron allí. El día de hoy esos grupos de poder tienen un poder desafiante” señaló.

Fuente: Presencia universitaria

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *