Las tabletas y los teléfonos de pantalla táctil son populares en casi todos los aspectos, menos uno: las manchas que dejan los dedos en la pantalla.

Los dueños de estos dispositivos pasan tiempo limpiando las pantallas con un pañuelo, un trapo o la manga de una camisa.

No es que los dedos estén sucios. Esas manchas se producen gracias a una mezcla de fisiología y buenos hábitos de aseo, dice Steve Block, científico de la industia electrónica en Dow Corning, una empresa que produce coberturas para pantallas táctiles.

“Hay toda una serie de cosas que puede contaminar las superficies”, explica.

“Están los aceites naturales de los dedos, así como las lociones de manos que la gente usa. Luego están los cosméticos y el tiempo en que uno mantiene el teléfono junto al oído y está sudado”.

No es de extrañar entonces que sea inquietante ver esas manchas.

“Amplia gama de microbios”

Esas manchas no son un problema si una sola persona usa el dispositivo, según el profesor Charles Gerba, microbiólogo de la Universidad de Arizona.

“Las pantallas táctiles son fuente de una amplia gama de microbios, pero no es un gran problema si no lo compartes entre otras personas porque si eres el único en usarlo, sólo son sus gérmenes”, le dice a la BBC.

Pero ese no es el caso cuando las pantallas táctiles son objeto de un uso más extendido, como en un supermercado, en la sala de espera de un hospital o en una familia

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *