Talgua, Olancho, 20 de marzo.- Las Cuevas de Talgua fue el destino que el presidente Juan Orlando Hernández escogió este sábado para celebrar el Día del Padre y hacer turismo interno junto a su esposa, la primera dama, Ana García, y sus hijas Daniela e Isabella Hernández.

En mangas de camisa, zapatos de montaña y sombrero de palma de junco de Santa Barbará, con el nombre de Honduras grabado al frente, el gobernante hondureño y su familia fueron recibidos por don Desiderio Reyes, uno de los siete exploradores que el 2 de abril de 1994 descubrieron las cuevas, que en 1996 fueron decretadas como Parque Eco-Arqueólogico.

A paso lento y disfrutando la naturaleza, el mandatario y su familia iniciaron el recorrido de medio kilómetro del sendero que conduce a la cueva principal de este sitio arqueológico ubicado en Catacamas, y que se cree fue un cementerio de líderes de mucho linaje de una cultura indígena cuyo origen todavía no se ha descubierto.

En la primera etapa del recorrido el presidente pudo disfrutar con su esposa e hijas el espeso bosque con el canto de las chicharras y el sonido del río Talgua que acompañan el trayecto y permite que los visitantes se transporten en mundo lleno de flora y fauna.

Al llegar a la cueva principal el mandatario y su familia fueron recibidos por Hugo Santos, un guía del lugar que se presentó con cierto nerviosismo que fue desapareciendo al ir explicando con mucha firmeza y pasión por el tema cada uno paisajes de estalagmitas y estalactitas que descienden de las alturas y surgen del suelo.

Calaveras brillantes

Tras recorrer 500 metros en la profundidad de la cueva el presidente Hernández y su familia llegaron a La Catedral, el punto máximo de la caverna que alberga en su cúspide 28 nichos de un cementerio de más de 1000 años de antigüedad con osamentas fosforescentes, por lo que el lugar también es conocido como “La cueva de las calaveras brillantes”.

Con la adrenalina arriba y una enorme curiosidad por conocer lo desconocido, el presidente y su familia comenzaron a subir uno a uno la escalera de metal de 12 metros de altura que da acceso a la entrada del cementerio.

Bajo la guía de don Hugo, el mandatario y su familia observaron maravillados parte de las osamentas que se destacan en la oscuridad debido al brillo incandescente que la misma naturaleza del lugar les proporciona.

Al concluir el recorrido el presidente Hernández invitó a la población nacional e internacional a visitar las Cuevas de Talgua, un lugar que calificó como maravilloso y donde los visitantes pueden disfrutar de la belleza natural y la historia de este sitio arqueológico en el que pueden observar enormes estalagmitas milenarias.

El mandatario hondureño es uno de los principales impulsores del turismo interno al promover con su familia diferentes puntos turísticos del país, por lo que aprovechará el feriado de Semana Santa para visitar la zona sur y el occidente, entre otros puntos.

Turismo interno

La visita del presidente tomó por sorpresa a empleados y visitantes, que no salían de su asombro al ver al ver al mandatario y su familia recorriendo los senderos y las cuevas.

“Para nosotros fue una sorpresa y una emoción bastante grande recibir a presidente; ayer no sabíamos que vendría con su familia y recibirlos fue un gran honor para mí. Me siento honrado de haber podido explicarles las maravillas de las Cuevas de Talgua”, manifestó Hugo Santos, quien fue el guía de la familia presidencial.

Asimismo, don Desiderio Reyes destacó la visita del mandatario ya que es el primer presidente hondureño que visita las cuevas acompañado de su familia, lo que contribuye a promover el turismo interno.

Es el primer presidente que toma el turismo como algo serio; está haciendo cosas que permiten impulsar el rubro a nivel nacional, aseveró Reyes.

Consciente de la importancia de este rubro el presidente Hernández declaró el turismo prioridad nacional, lo que dio paso a que Honduras entrara al Libro de Oro de la Organización Mundial de Turismo.

Además, se firmó un convenio con National Geographic para explorar, investigar y preservar los vestigios arqueológicos de la recién descubierta Ciudad Blanca, en La Mosquitia hondureña, considerado uno de los hallazgos más importantes del siglo XXI.

Entre otras medidas para incentivar el turismo el presidente Hernández ha inaugurado cuatro aeródromos en los principales destinos turísticos de Honduras: Río Amarillo, Copán; Tela, Atlántida; El Aguacate, Olancho, y en Gracias, Lempira.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *