Tegucigalpa. Francisco Morazán. Elementos de la Dirección Policial de Investigación (DPI), adscritos a la Unidad de Muertes de Extranjeros de la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida, aprehendieron en el Hospital Escuela Universitario (HEU) a un menor de edad, quien participó en el asesinato del ciudadano estadunidense, Wilfredo Argueta Domínguez (70), el pasado 19 de octubre de 2014.

Según las investigaciones dirigidas por el Ministerio Público (MP), el menor, quien ya cumple la media de detención cautelar en el centro pedagógico “Renaciendo”, participó, junto a su hermano, del asesinato y posterior robo de 12 mil lempiras que serían pagados en concepto de salarios a empelados de Argueta.

El hecho violento fue en el lugar conocido como “Las Crucitas”, aledaño a San Buenaventura, a 25 minutos de Tegucigalpa. Por otro lado, otro hallazgo de la investigación reveló que un hermano mayor de edad del menor detenido, ya laboraba con Argueta, por ende, tenía conocimiento del día en el que se pagaría la planilla mensual.

Según los familiares de Argueta Domínguez, este vivió alrededor de 30 años en Estados Unidos y tras jubilarse, optó por volver a Honduras. Una vez en el país, junto a su socio, quien resultó herido en el hecho, adquirió una propiedad en donde se dedicaban a la siembra y cosecha de vegetales. Argueta, solo tenía 6 meses de haber retornado al país.

Fiscales de la Unidad de Muerte de Extranjeros indicaron que el menor de edad podría purgar hasta ocho años de internamiento, como pena máxima, según lo establecido en el Código de la Niñez y la Adolescencia.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *