Tegucigalpa.- Los conductores de los autobuses que cubren la ruta Calpules-Centro paralizaron este jueves sus unidades ante el asesinato en las últimas horas de uno de sus compañeros, identificado como Josué Arnaldo García Torres.

La víctima murió en el Hospital Escuela Universitario tras las graves heridas que le infirió un desconocido cuando estaba sentado frente al volante esperando turno para subir pasajeros.

El hecho violento ocurrió anoche a inmediaciones de la antigua Casa Presidencial ubicada en el centro de la capital.

En ese sentido, los conductores del transporte público de esa zona de la capital realizaron una protesta exigiendo seguridad y que la muerte de su compañero no quede impune.

Constantemente los transportistas son amenazados por miembros de pandillas por el cobro de la extorsión.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *